Antes muerta que sencilla

bugatti_veyron

La famosa frase de la niña que cantaba, es sinónimo de orgullo, poder e invulnerabilidad. Creo que esas son las palabras adecuadas para los dos grandes magnates, los dos pesos pesados en el gran combate automovilístico, los dos celebrities que solo pisan la alfombra roja: Bugatti y Maybach.

Bugatti Veyron, un coche para acaudalados con una potencia única en su stand y con un precio sobrecogedor. Las cifras todos nos las sabemos de memoria. Su poderío no se discute, ni tampoco el servicio que presta la casa a los clientes. ¿Pero creéis que el Grupo VAG obtiene ganancias con este tipo de venta? Aproximadamente cada venta de un Bugatti Veyron representa una perdida de poco más de 500.000 €.

Maybach, perteneciente a Mercedes, que pertenece a la vez al Grupo Daimler AG es, simplemente, la berlina. Asientos extensibles, una cúpula transparente por techo o varios orificios en el interior por donde desprende pócimas de perfume. El trabajo final es impresionante y solo unos pocos eximen el triangulo con las dos M. Pero como Bugatti, deja muchas pérdidas.

En el Grupo VAG lo llevan mejor y teniendo en cuenta las ganancias de todo el grupo, se puede decir, que se permiten el lujo de mencionar la frase mágica: tenemos el coche más potente de producción. Sin embargo en la casa de la estrella de plata han estado a punto de vender Maybach. Las perdidas eran cuantiosas y no les convenía para nada, hasta hubo una proposición de compra por parte de los Emiratos Árabes. A pesar de ello, Dieter Zetsche, el director de Maybach, en estos días anuncia un facelift para el año 2010, negándose a mencionar que tipo de cambios.

La contribución de Maybach no es significativa o pertinente, pero sólo hay dos jugadores en este mercado y somos uno de ellos.

Mondial 2004 Maybach 01

Vía: Autocar