El Cadillac CTS-V salvó el honor en el desafío de berlinas

cadillac_cts-v_f34_ns_103009_717

Hace poco hablábamos de un desafío lanzado por el mismísimo jefe intelectual de GM, Bob Lutz. La consigna era que cualquier persona (periodistas, pilotos de prueba oficiales de marcas rivales e incluso particulares) con prácticamente cualquier tipo de berlina de lujo, incluídos los alemanes e ingleses, se midieran en vueltas cronometradas al circuito de Monticello en EEUU, contra el niño mimado de Cadillac, el CTS-V.

Después de ver los resultados de la contienda, se puede decir que el Cadillac quedó con su honor muy bien puesto a salvo, aunque hay que hacer algunas consideraciones: de los siete tiempos más rápidos al circuito, seis se los quedó el Cadillac conducido por un piloto profesional. Solamente un solitario BMW M3 le dió guerra con el cuarto tiempo más rápido; pero en ningún lado se dice si los otros coches eran conducidos por pilotos de prueba de las marcas, o simplemente por particulares o aficionados.

El mismo Lutz, de 77 años, se dió el lujo de participar aunque su tiempo quedó en séptimo lugar. Del resto de los desafiantes, un BMW M5 quedó en 8º, un Mitsubishi Evo en 9º y un Jaguar XF quedó colocado 11º. En último sitio, un Audi RS4. El único coche que hubiera sido presentado oficialmente en la pista, parece que era un Jaguar XF-R, pero inexplicablemente la compañía inglesa se retiró a último momento.

Uno no sabe si debe tomar más en serio al Cadillac o a la manera en que GM le da publicidad sus productos. En todo caso, este tipo de iniciativas debería ser imitada por otras marcas al margen de si los resultados son acordes a la realidad.

Vía: Inside Line