GP de Japón: accidentada clasificación deja a Sebastian Vettel en la pole

satpic18

En una sesión plagada de accidentes y posibles penalizaciones que van a decidir los comisarios, se desarrolló la clasificación en Suzuka. El primer piloto que tuvo un encuentro cercano con el muro fue Jaime Alguersuari quien estrelló el Toro Rosso casi de frente contra las defensas; la primer bandera roja duró casi 12 minutos.

Una vez que se normalizó la situación y Jaime fue llevado al centro médico para evaluación médica, la tabla general mostraba a Jarno Trulli como el dueño de la pole hasta el momento. No pasaron ni dos minutos de bandera verde, cuando Timo Glock chocó bastante aparatosamente contra las defensas pasando de largo por la última chicana. Glock esperó pacientemente a que el equipo médico llegara (se hizo especial hincapié en que los pilotos no deben salir del coche en caso de accidente y tienen que esperar a las asistencias médicas dentro del coche). Desafortunadamente, Glock acusó una herida en la pierna que obligó a que lo llevaran en ambulancia al hospital.

Cuando la situación se normalizó por segunda vez, los equipos estaban entre la espada y la pared con solamente un juego nuevo de neumáticos en la mayoría de los casos, debido a las interrupciones. Hamilton lograba ponerse a la cabeza de los tiempos, seguido de Vettel, Alonso y un sorprendente Buemi con un coche ya golpeado desde la Q1, logrando el cuarto puesto.

Justamente fue Buemi quien sembró la polémica del día. Luego de otra salida más de pista en la curva Spoon, Buemi perdió el alerón delantero el cual quedó en medio de la curva, para la mala suerte de los dos Brawn GP que se acercaban. Tanto Button como Barrichello esquivaron el alerón por ambos lados, pero no bajaron la velocidad ante la salida de las banderas amarillas. Los dos Brawn (y otros) recibieron penalizaciones con pérdida de 5 lugares en la salida y Buemi fue duramente criticado por haber continuado con el coche seriamente golpeado para llegar a pits.

Pero faltaba otra interrupción: Kovalainen pegó contra el muro en la curva Degner provocando otra bandera roja y dejando a la sesión con solamente 7 minutos y un verdadero sprint final para los pilotos sobrevivientes. Vettel y Trulli rápidamente ocuparon los dos primeros puestos de salida, con Hamilton en tercero y Sutil en cuarto. Al final los Brawn pudieron ubicarse en 5º y 7º, con el BMW de Heidfeld ubicado en cuarto. La clasificación más accidentada de la historia de la que se tenga memoria...