El monoplaza de F3 inglesa a base de chocolate como combustible y hecho de fibras de zanahoria

worldfirst-ed01

A pesar de que puede parecer una broma del día de los inocentes, este F3 existe y no sólo eso, sino que competirá en una carrera en la pista inglesa de Brands Hatch. El Flying Carrot (la zanahoria voladora) es un proyecto de Warwick Manufacturing Group, en colaboración con pesos pesados de los monoplazas como Lola y Scott Racing, fue desarrollado en la universidad de Warwick con un costo total de 500.000 Libras.

¿De qué se trata la zanahoria voladora? Su chasis fue construído a partir de fibras vegetales convertidas en nano fibras de celulosa, además de fibra de carbono reciclado. El resto de la mecánica es de manufactura BMW, un turbodiésel preparado para funcionar con biocombustible derivado de sobras de chocolate con aceite vegetal(sic).

La asociación de F3 del Reino Unido le permitió, como una excepción, participar en el festival de FFord de Brands Hatch el día 17 de octubre. Para ello, debe cumplir con ciertos requisitos de la F3 como que el cockpit sea reglamentario, además de llantas y neumáticos slick de F3. Se anuncia que el Flying Carrot acelera de 0 a 100 km/h en 2 segundos (más rápido que un F3) y consume 6,72 L/100Km a velocidades de carrera.

A estas alturas, se preguntarán qué tiene que ver el Flying Carrot con las zanahorias, además de su nombre. Muy simple: el volante está hecho de fibras sacadas de la zanahoria, además de la mayor parte de la carrocería.

Financial Times vía Piston Heads