Heineken y Saleen, dolor en forma de publicidad

¡Qué dolor! Por favor, no miréis el anuncio si sois demasiado sensibles con los coches, porque los de Heineken se han pasado en este anuncio.

Ver cómo se destroza un Saleen S7 que se convierte en una lata de cerveza no creo que alague demasiado al público a no ser que seas un alcohólico. Es un claro ejemplo de que la publicidad busca la provocación por encima de todo, a mi no se me olvidará, la verdad, jeje.

El Saleen S7 es un vehículo que salió en 2002 en el mercado americano y se convirtió en el primero en ser legal en las carreteras públicas con más de 500 cv (550 cv de forma aspirada) y que recibió una actualización en 2005 en la cual se modificó el motor para añadir dos turbos, quedando la cifra en 750 cv.

Además de estas mejoras, se plantearon evoluciones en la carrocería que hicieron mejorar mucho la aerodinámica del vehículo y que lo convirtieron en uno de los modelos más efectivos en carrera, sobre todo en el FIA GT, donde la versión S7R apabulló durante muchos campeonatos. Histórico el hecho de que en la presentación del Maserati MC12 de competición, que supuestamente iba a arrasar, en la carrera de Imola, se colocaron 5 S7R en los 10 primeros puestos y uno ganó con 45 segundos de ventaja sobre el segundo, un Maserati.