El One-77 se acabará de entrenar en el infierno verde

aston_martin-one-77

La mayor joya de toda la historia de Aston Martin, o al menos la más cara ya que rondará el millón y medio de euros, acabará de tallarse en el infierno verde alemán, también llamado Nürburgring. El ya inevitable circuito para presentación de deportivos le servirá a los ingenieros para poder terminar de poner a punto al modelo antes de su lanzamiento mundial el año que viene.

Se espera que pueda competir contra el Corvetee ZR1 o el Nissan GT-R con tiempos alrededor de 7 minutos y 20-30 segundos. El One-77 equipa un motor evolucionado del 6.0 V12 de sus hermanso DBS, DB9 y V12 Vantage, que aumenta su cilindrada a 7.2 litros y reduce el peso en un 25%, aún consiguiendo la increíble cifra de 700 cv que podrían llevarlo más allá de los 300 km/h con cierta holgura.

Pesa tan sólo 1500 kg y hará el 0-100 km/h en 3.5 segundos, dispone de un chasis específico y está pensado para ser EL deportivo por excelencia de la marca, limitado a una serie de unidades exclusivas. Demostrará lo que vale en el Ring y quien sabe, igual se convierte en el más rápido de los modelos de calle, cartas no le faltan.