Prueba: Subaru Impreza WRX SE (Parte 1)

Desde mi punto de vista, una de las mejores cosas que un auto puede brindar a su dueño es el poder ser usado día a día. En ese sentido, Subaru ha logrado hacer un modelo con muchas de las grandes cualidades de su auto más emblemático, el Impreza WRX STI, con la conveniencia de poder ser usado a diario.

Eso es el Impreza WRX, un sedán que además de lo antes dicho, no sólo nos recuerda por su carrocería a los buenos tiempos de Petter Soberg en el WRC, sino que tiene todo lo que un entusiasta puede pedir: estética agresiva, ruedas de buen tamaño, muy buen ajuste de suspensión, consumos más costeables (tomando como referencia al STI), una muy completa lista de equipo de seguridad, tracción integral, entre otros.

Por dentro

Dentro del WRX se respira un aire 100% japonés, los plásticos tienden a ser similares a los que ofrecen Honda y Toyota, que los que se pueden encontrar en un Ford o Volkswagen (en particular prefiero a estos últimos dos). A pesar de ello el armado es muy bueno. Aunque la unidad de prueba tenía casi 10 mil kilómetros de uso rudo, durante los días que lo conduje nunca escuché ningún 'grillo' (plásticos rozando entre sí). El tacto del volante, palancas de la columna de la dirección y freno de mano se sentían muy bien. La nota mediocre la dio un poco la palanca de velocidades, los recorridos entre el cambio de marchas es son un poco imprecisos, nada que con el tiempo se pueda aprender a dominar.

Siguiendo con el habitáculo, me parece que además del volante (marca Momo) los asientos delanteros son de lo más destacable. Se trata de un par de bucketsperfectamente dispuestos para que las fuerzas laterales y longitudinales típicas del manejo alegre no apaguen nuestra adicción por patear el pedal del gas, pisar el del freno como si éste fuera a escapar y virar con vigor.

Dentro del equipamiento de confort podemos encontrar un climatizador de doble zona; equipo de audio con seis altavoces; lector de CD con cargador de seis discos; sintonizador de AM/FM; entrada auxiliar para reproductores portátiles; quemacocos (techo corredizo); calefacción en los asientos delanteros; computadora de viaje y controles de audio y velocidad en el volante.