Un taxista alemán y un estudiante español, vencedores de la GT Academy

Eran de los mejores manejando un volante conectado a una Playstation, y en el circuito de Silverstone demostraron sus habilidades con coches reales. Ahora toca olvidarse de la Play y prepararse para disfrutar el premio por el que luchaban: competir en las 24 horas de Dubai; por supuesto, en las de verdad.

Lucas Ordóñez, estudiante español de 23 años, y Lars Schlömer, taxista alemán de 28 años, fueron proclamados ganadores del campeonato (mitad virtual, mitad real) GT Academy, derrotando a otros 20 competidores europeos en el exigente trazado de Silverstone.

Pero ahora les llega lo más difícil: cuatro meses de entrenamiento intensivo con el equipo Nissan, para obtener la licencia de competición y participar en una prueba real de pilotaje y resistencia: las 24 horas de Dubái, en enero de 2009.

Copio de la web oficial:

A lo largo de los cinco días que duró la GT Academy en Silverstone, los 22 competidores se sometieron a una serie de exigentes pruebas para demostrar que reunían las facultades físicas y mentales (así como las habilidades de conducción) necesarias para convertirse en pilotos profesionales. Esta competición de tintes militares se desarrolló bajo la supervisión de cinco jueces, que siguieron muy de cerca los movimientos de cada participante. Johnny Herbert, leyenda de los circuitos, intervino como mentor de los competidores y ayudó a los jueces a tomar la decisión final.

Al respecto de su victoria, Lucas Ordóñez declaró lo siguiente: “Aún no me lo creo. Es un sueño hecho realidad. Sabía que sería difícil y no esperaba ganar, así que me limité a disfrutar del día a día esforzándome al máximo en cada momento”.

Lars Schlömer comentó: “Llevaba diez años esperando que llegara este día, pero nunca había tenido la oportunidad. Es algo increíble. Confieso que de no haber ganado, me sentiría muy desilusionado. No habría entrado en la competición si hubiera creído que no tenía ninguna posibilidad, ¡porque venir a Silverstone y no ganar habría sido como darle un caramelo a un niño solo para quitárselo después!”.

Steve Deeks, Director jefe de GT Academy, comentó lo siguiente sobre el talento de los ganadores: “¿De lo virtual a lo real? Yo diría rotundamente que sí. De hecho, este proceso me ha llevado a pensar una vez más en cómo deberíamos enseñar a los conductores jóvenes y ahora les recomendaría sin ningún género de duda que conozcan PlayStation® antes de acudir a nosotros. Todos los participantes llegaron a Silverstone sabiendo qué era una caja de cambios secuencial, el sobreviraje, el subviraje, una trazada, etc. Por lo general, los entusiastas de las carreras no tienen estos conocimientos. Además, el tiempo de reacción y la capacidad de soportar la presión que el juego les ayuda a desarrollar los prepararon muy bien desde el primer día”.

La leyenda de los circuitos Johnny Herbert comentó: “Esta competición ha superado mis expectativas. Siempre he pensado que en algún lugar habría alguien mejor que un Lewis, un Kimi o un Felipe, solo que nunca se le ha dado la oportunidad de pilotar. La primera vez que miré a los 22 finalistas de la GT Academy pensé que habría unos cuantos sin talento que no pasarían de la segunda marcha, pero al final no hubo ninguno. Todos se entregaron al máximo haciendo algo que nunca antes habían hecho y fue impresionante”.