Fallece Emmanuel «Toulo» de Graffenried, pionero de la F1

Ayer falleció, a los 92 años de edad, el último piloto vivo de los once que tomaron la salida en el primer GP de la historia de la Fómula Uno: Emmanuelle de Graffenried, apodado "Toulo" y al que nunca le disgustó que le llamaran "Barón de Graffenried" a pesar de haber nacido en Suiza, país avanzado que no reconoce títulos nobiliarios.

En su andadura anterior a la F1, Toulo era considerado uno de los grandes pilotos de la época. Entre sus éxitos destacan el tercer puesto en el GP de Mónaco de 1948 y el triunfo en el GP de Gran Bretaña de 1949, siempre a los mandos de sus admirados Maserati.

Entre 1950 y 1956 participó en el mundial de F1, donde alternaba los Maserati con los Alfa Romeo cedidos por la casa en su calidad de importador oficial para Suiza. Su mayor éxito fué el cuarto puesto en el GP de Bélgica de 1953. En el declive de su carrera deportiva, intervino en la película The Racers, doblando en algunas escenas de conducción al actor norteamericano Kirk Douglas.

En los años `70 volvió a los circuitos como embajador de Philip Morris, representando a la marca Marlboro. En sus años de retiro se dedicó a la gestión de su concesionario de coches, donde vendía Alfa Romeo, Rolls Royce y Ferrari. En 1998, con 84 años, se subió a un monoplaza para dar una vuelta al circuito de Silverstone en el 50 aniversario de su inauguración.