Empezaron en el 2000 con una sola idea. No sólo construir un súper coche, sino crear un coche de alto rendimiento sin precedentes. Cuando la tecnología no estaba disponible, la inventaron. Cuando aún no habían referencias, nosotros las creamos. No fue construido para ser comparado sobre el papel. Fue construido para que los conductores pudiesen llegar a su ultimo potencial. Cada uno de ellos fue realizado a mano por 150 expertos artesanos. Y en Diciembre del 2012 se creó la última unidad que salió de la linea de producción. Algunos podrían verlo como el final, pero para Lexus esto sólo es el principio.

Lexus LFA

En su día ya sabíamos que el Lexus LFA no era un modelo normal y también sabíamos que muchas de sus tecnologías serán empleadas en un futuro en modelos de producción de la legendaria marca japonesa de lujo llamada Lexus. Y quizás por todo lo que el Lexus LFA ha dejado atrás en los empleados de la fabrica japonesa, ahora le rinden tributo con un video que ponen los pelos de punta. Quizás no haya un mejor adiós para un modelo que comenzó sobre un papel en el año 2000 como un sueño que se vio cumplido y del que ahora esperan no despertarse. Estamos seguros que veremos algún modelo salido del desarrollo del Lexus LFA, por no hablar que todos sus modelos serán muy diferentes al resto de marcas en un futuro. Este ha sido el legado que el LFA ha dejado entre nosotros, y hoy vamos a explorar su historia desde los comienzos en el 2000 cuando el proyecto P280 comenzó su andadura, gracias al apoyo de Toyota de la que es propietaria de Lexus, y de a numerosos test realizados en Nürburgring durante muchos años. Comenzamos.

Historia

Muchas cosas han pasado desde el año 2000 en la fabrica de Lexus que tienen en Japón. O quizás debería referirme a la fábrica que Toyota prestó a Lexus situada en Motomatchi. Todo comenzó en el 2000 con el proyecto P280 y en que estuvieron trabajando ambas marcas japonesas. Para el 2003 el primer prototipo del Lexus LFA ya estaba listo, y lo probaron desde Junio del 2003 en el circuito de Nürburgring, cuando por primera vez fuimos capaces de vislumbrar cómo un extraño modelo japonés daba vueltas equipado con frenos de carbono y alerones traseros desplegables y motorizados. Fue entonces entre el 2005 y 2006 cuando vimos los primeros prototipos en los Salones del Automóvil de medio mundo. El primero fue en Detroit que se llamó Lexus Future-Advance y posteriormente Lexus LFA. Pero no fue hasta el 2006/07 cuando Lexus dio luz verde a un proyecto que aún daba sus primeros y titubeantes pasos.

Lexus LFA First Concept

Originalmente, en el 2007 se pensó que el chasis estaría desarrollado por una estructura de aluminio junto con nano tubos de fibra de carbono como resultado del gran esfuerzo que Lexus estaba haciendo por desarrollar una tecnología capaz de alcanzar un ratio de potencia/peso lo más alto posible. Este tipo de investigaciones provenían directamente del equipo de Formula 1 que aún tenía Toyota, ya que desapareció en 2009. Por esta época el Lexus LFA era un modelo pensado para estar bajo la División F de Lexus, y que podría haber sido el sucesor del Lexus IS F, ya que su línea inicial partió de este modelo. Sin embargo fue a lo largo del 2007 cuando se cambió de planes, ya que a finales de este mismo año el propio Steve Settle, CEO de Lexus para UK, indicó que el Lexus LFA podría llegar a tener un motor V10 y también podría existir una variante menor pero híbrida. Fue a finales de este mismo año cuando la revista Auto Express desveló que el Lexus LFA podría haber conseguido nada menos que dar una vuela en Nürburgring en tan sólo unos 7 minutos y 24 segundos. En el 2008 Lexus le dio al Lexus LFA el toque de diseño definitivo que le faltaba, ya que este modelo inicialmente estaba previsto que no fuese tan ambicioso, por lo que el aspecto estético debía ser importante. Para ello los diseñadores se inspiraron en el Toyota 2000GT de 1965, uno de los modelos más legendarios de la firma nipona para la que Lexus trabajaba.

Fue entonces durante el pasado 5 de Agosto del 2009 cuando Akio Toyoda, CEO de Toyota, no tuvo mas remedio que confirmar que la producción del Lexus LFA iba a ser una realidad, y que además estarían en la exigente carrera por el desarrollo de un gran deportivo V10 que compitiese con los Lamborghini Gallardo, Ferrari F430, Porsche 911 (el 997), o el Chevrolet Corvette C6 ZR1. El 21 de Octubre del 2009 finalmente se desveló el modelo que vería su producción, la cual estaría limitada a tan sólo 500 unidades. Pero desde la creación del proyecto P280, la cosa había cambiado radicalmente, ya que coincidiendo con el 20 Aniversario de Lexus, este modelo contendría un chasis realizado bajo la técnica CFRP (es decir, Carbon Fiber-Reinforced Polymer). Lexus comenzó con su producción en Diciembre del 2009, produciendo únicamente unos 20 modelos a mes debido a fue son modelos realizados a mano y bajo tecnologías nunca antes desarrolladas para un coche de producción a media escala como el LFA.

Lexus LFA Second Concept

Otros datos/Curiosidades

No es fácil hablar de un modelo tan especial como el Lexus LFA, ya que hay que fijarse no sólo en los números de este modelo, sino en todo el conocimiento que fueron capaces de adquirir bajo los 150 empleados/artesanos que fueron los encargados de producir este modelo. Muchos de ellos tuvieron que ser especialistas de la fibra de carbono para poder desarrollar la técnica CFRP bajo la que está construida el LFA. El 65% este modelo estaba desarrollado para esta técnica, mientras que el otro material más empleado fue el aluminio. Ambas firma japonesas hay hecho hincapié en el conocimiento que han conseguido bajo esta técnica, ya que muchos de los futuros modelos seguirán esta tendencia (ya que de no haber sido así este modelo hubiese pesado unos 100 kg más al utilizar únicamente aluminio). Desde luego que a todos los miembros de la ex-fábrica de la Fórmula 1 de Toyota sobre la que se creó el LFA, les dejó marcados y con el video que hoy os dejamos hacemos notar esa pasión con la que vivieron estos empleados.

Lexus LFA 1LR-GUE V10

Era un modelo tan especial que en el caso del motor V10 de 4,8 litros y 560 CV, producía sus 480 Nm a partir de las 3.700 rpm (el 90% de ellas), mientas que el máximo llegaba en las 6.800 rpm llegando a cortar el gas en las 9.500 rpm. Para esto, el V10 fue construido con materiales muy especiales: aluminio para los pistones, bielas fabricadas con titanio forjado y válvulas también fabricadas en titanio. Además los cilindros en V estaban situados con un ángulo de 72 grados, algo que se dio en algunos motores de la Fórmula 1, de tal manera que lo que intentaban en Lexus era mejorar el uso del cigüeñal, su eficiencia y también la reducción del peso total al tener un centro de gravedad más bajo. De hecho tenía una respuesta tan brusca y radical este motor que el motivo por el que el cuadro de instrumentos tuvo que ser digital es porque las agujas del cuentarrevoluciones tenían dificultades para representar adecuadamente el aumento de éstas. Por ello el dashboard del Lexus LFA, tuvo que ser digital.

En canto al diseño exterior, el Lexus LFA tuvo que ser diseñado bajo la premisa de ser un modelo con líneas muy suaves para mejorar la eficiencia aerodinámica. Para ello, el LFA contaba con entradas de aire encima de los guardabarros traseros y que servían para alimentar a los radiadores y enfriarlos, y también para mejorar la refrigeración de los frenos. Además el diseño horizontal del capó delantero servía para alimentar al motor V10, por no hablar de los radiadores delanteros situados bajo el parachoques delantero a los lados. De esta forma, el Lexus LFA fue capaz de llegar finalmente a alcanzar los 7:14 en Nürburgring (hablamos de su versión más radical, el LFA Nürburgring Edition), batiendo a los Porsche 911 GT2 RS (7:18), al Chevrolet Corvette C6 ZR1 (7:19.63), al Dodge Viper ACR (7:22.1) y al todopoderoso Nissan GT-R (7:26.70). Un legado muy interesante del que hoy nos hacemos eco y del que os dejamos el vídeo de su despedida. Que lo disfrutéis.