No es la primera vez que hablamos del coche de conducción autónoma en el que Google lleva trabajando mucho tiempo. Aunque a día de hoy siguen perfeccionando la tecnología para hacerla más precisa y segura, hemos encontrado un documento que estoy seguro llamará la atención a más de uno de nuestros lectores.

Visión del coche de conducción autónoma de Google

Como ya hemos explicado anteriormente, Google ha equipado a este coche de conducción autónoma con toda una serie de cámaras y sensores para que el propio vehículo pueda conducirse por sí mismo. Pues bien, la imagen que puedes ver más arriba nos muestra ni más ni menos que es lo que ‘ven’ estos coches de conducción autónoma.

Tal y como podemos ver en la imagen, las cámaras que incorpora el coche de Google le dan al vehículo de una visión en 360º. También podemos apreciar un gran número de detalles como puede ser el estado de un semáforo (rojo, ámbar o verde) así como por ejemplo la situación del volante. Un problema en el que Google sigue trabajando para mejorar su coche de conducción autónoma es cuando nieva, ya que no se pueden ver las líneas de la carretera y por tanto, el vehículo no sabe a ciencia cierta dónde está la calzada.

Además de las líneas de la carretera, algunas señales también pueden ser ocultadas por la nieva y es entonces cuando el coche podría saltarse un stop o ceda al paso. De momento Google sigue sin dar una posible fecha de llegada al mercado de este tipo de vehículo.

Haciendo un breve repaso por encima de los diferentes sistemas de conducción autónoma en los que están trabajando algunas marcas del sector, sin duda alguna el que incorporará el nuevo Mercedes Clase S será el más interesante de todos, aunque sin dejar de lado en el que está trabajando Volvo que también será una tecnología revolucionaría para el sector.