No cabe duda que en Francia hay muchos buenos y grandes fabricante de coches a nivel mundial. Dos de ellos son Venturi y Bugatti como ya dijimos en su día, y aunque últimamente no se suelen prodigar demasiado en las noticias diarias, hoy nos dejan una píldora más que interesante para el futuro. En concreto, la firma francesa Venturi Electric, quiere seguir su camino evolutivo aterrizando con un nuevo récord eléctrico que podría concretarse en breve.

Venturi Buckeye Bullet 2.5

Siempre que hablamos de la firma francesa Venturi, lo hacemos en referencia a una marca de lujo francesa que tuvo relativo poco éxito, pero que recientemente quiere volver a las primeras paginas con modelos como el Venturi Fetish 2.0 EV que vimos en el 2010. Desde luego el futuro eléctrico es una de las claves que más preocupan a todas las marcas, y en el caso de Venturi Electric y la Universidad de Ohio State lo saben perfectamente. Hay que decir primeramente que esta asociación entre ambas entidades no es la primera vez que se produce, ya que en el 2010 el Venturi Buckeye Bullet 2.5 consiguió alcanzar una velocidad máxima de 405 km/h. Un vehículo que desde el 2010 sigue atesorando el honor de ser el coche eléctrico más rápido del mundo, aunque ahora parece que ese récord va a ser sobrepasado de forma fácil por el nuevo arma que están preparando Venturi Electric y la Universidad de Ohio State, ya que ámbar entidades esperan poder llegar a alcanzar nada menos que 700 km/h.

Para ello, Venturi Electric ha construido el (lo suponemos) Venturi Buckeye Bullet 3.0 que tendrá unas sorprendentes características como sus 2,230 kW de potencia (unos casi 3.000 CV). Tras el volante se situará Roger Schroer, quien ya condujo en su día al Venturi Buckeye Bullet 2.5 estableciendo el actual récord, ya que ahora con la nueva versión también intentará repetir la hazaña. Un evento que tendrá lugar el próximo 10 de Agosto si todo va bien, y si el éxito se sigue repitiendo, la firma francesa en colaboración con la Universidad de Ohio State, seguirán colaborando hasta el 2015 para el desarrollo de nuevas versiones que mejoren las anteriores. Está claro que el futuro eléctrico es my importante para la firma francesa, y la Universidades americanas siempre han apostado por la I+D, con lo que es un matrimonio bienvenido que perdurará muchos años. O eso esperamos.