¿Hasta que punto Tesla está cambiando el mundo del automóvil?. Muchas veces me hago esta pregunta, sobretodo teniendo en cuenta que un coche eléctrico totalmente autónomo podría ser posible, aunque no sea un prioridad. Hay que reconocer que Tesla quizás haya sido la punta del iceberg que cada vez se está acercando más y más hoy en día por diversos motivos, pero he aquí un dato objetivo. Tesla ya está vendiendo actualmente más Model S que Mercedes lo hace con su Clase S. Y es que un modelo por unos 70.000 $ para el mercado de las grandes berlinas de lujo, como el Tesla Model S se ha convertido totalmente en un ecológico contendiente para las berlinas de lujo.

Tesla Model S

La irrupción del Tesla Model S ha supuesto un soplo de aire fresco que ni siquiera ha escapado al propio Iron Man. Y es que la determinación con la que ha trabajo Tesla durante los últimos años en la creación de una berlina con una autonomía muy respetable y unos acabados como los del Tesla Model S, es digno de admiración. Evidentemente si a esto le añadimos el hecho de que un modelo que a partir de 70.000 $ se puede conseguir en EE.UU. con una autonomía más que significativa, repleta de tecnología, con un gran diseño, y todo ello bajo un modelo muy practico, hace sin duda temblar los cimientos de marcas tan poderosas como Mercedes con su Clase S. O al menos eso es lo que se puede extraer durante el primer quatrimestre del 2013 si tenemos en cuenta las cifras de ventas del Tesla Model S. Y es que en EE.UU. Tesla ha vendido nada menos de 4.750 unidades del Model S mientras que el Mercedes Clase S unas 3.077 unidades.

Por otro lado BMW ha vendido 2.338 unidades del Serie 7 y Audi del A8 unas 1.462 unidades. Evidentemente esto supone un cambio de tendencia en el mercado de las grandes berlinas de lujo de unos 70.000 $, pero sobretodo por el hecho de que estamos enfrentando modelos similares de combustión interna con el único que es de propulsión eléctrica. ¿Alguien ha dicho miedo?. Evidentemente esta nueva tendencia está sucediendo no sólo por el hecho de que el Tesla Model S es el primer modelo capaz de plantar cara a las poderosas marca alemanas, sino que también esta tendencia está cambiando en la sociedad, siendo el principal motor que está posibilitando que la segunda fase que tenía Tesla en mente esté siendo todo un acierto. Es evidente que a Tesla le está yendo muy bien con su nueva berlina, y aún le irá mucho mejor cuando llegue a Europa. Sin embargo, si fuera una de las grandes marcas alemanas tendría miedo de la tercera fase que Tesla ya está desarrollando: la venta de utilitarios más asequibles que se producirán en masa, pensados para las grandes ciudades pero con una autonomía diaria más grande que modelos como el Nissan LEAF. Más vale que los alemanes no se duerman...