Renault ha comenzado en todo el mundo intensas campañas de promoción de modelos y de difusión de las ventajas de la energía eléctrica como combustible alternativo, muy poco o nada desarrollado en esta parte del mundo. Como consecuencia, la marca francesa no solo impulsará el uso de la electricidad, sino que se propone comercializar los primeros vehículos eléctricos en Argentina, como parte de la apertura hacia la electricidad que propone la marca.

electico

Uno de los primeros pasos que Renault dará en un futuro cercano, será la creación de un programa a gran escala para dar a conocer sus vehículos eléctricos. De la misma manera que se ha comenzado en el resto del mundo, en Argentina se comenzará por ofrecerlos a empresas u organismos gubernamentales, para luego pasar al cliente particular, el que más interesa para que el coche eléctrico pueda decir que ha tenido éxito.

En un primer momento se ha pensado en que el estado sea capaz de ofrecer incentivos para que las empresas comiencen a comprar coches eléctricos, tal cual se hace en Europa y EEUU. Posteriormente, también podría hacerse con los particulares.

twizy

Vemos algunos inconvenientes: el primero es la poca confianza que existe hacia el estado argentino, que es extrema de solamente pensar que pudieran destinar fondos para subsidiar la compra de eléctricos. El segundo, es un desconocimiento casi total de parte del consumidor en lo que toca a la tecnología eléctrica, además de que no existe ningún tipo de infraestructura como puntos de recarga, lo cual empeora la situación. Imagínate que si en Europa, con una red de recarga que no es enorme pero que es suficiente para los eléctricos que circulan y planes de ayudas de los gobiernos, no pueden imponer al coche eléctrico, cuánto más difícil no será en Argentina sin ningún tipo de política que lo impulse.

Parece una tarea imposible, pero al menos Renault está concentrada en comenzar a ofrecer a la venta un coche de pasajeros que podría ser el Fluence ZE o el Zoe o un urbano como el Twizy. Con la reciente virtual bancarrota de Better Place, Renault ha sufrido un duro golpe, aunque no definitivo en la implementación de eléctricos en otros lugares del mundo. Creemos que la idea es buena, pero se necesitarán muchos años de adaptación para una tecnología que aún no ha demostrado ser fiable ni siquiera en países desarrollados y que deberá luchar contra las mejoras que día a día se hacen en los motores térmicos, cada día más eficientes.