Nunca volver a los años 60 y 70 ha sido tan satisfactoria. Echamos un vistazo a la historia para hablar de dos modelos (podemos ampliarlo a tres) que marcaron una época, y que a mi parecer, aún siguen marcando una tendencia sobre modelos más modernos y nos provocan un cierto guiño hacia aquellos maravillosos años 60 y 70. Hablamos de una guerra de coches que mantuvieron en aquella época los Austin Seven o Morris Mini Minor así como los Fiat 600 o el Seat 600. Aquí vamos profundizar un poco en su historia y detalles, ya que muchos los confunden y nunca viene mal echar un vistazo al pasado.

Austin Mini Super-Deluxe de 1963

Sin duda si estableciéramos una encuesta internacional para determinar qué automóvil del siglo, fue el más influyente a nivel global, podríamos decir que el Ford T marcó un antes y un después en un mundo de la automoción que aún andaba en pañales. Es por ello que: ¿cómo podría llegar a fabricarse un modelo que seguiría los pasos del Ford T en cuanto a influencia?. ¿Cómo surgió la idea?. ¿Fue algo casual?. EL caso es que hoy en día cuando hablamos de las comparaciones entre los MINI originales y el Fiat o Seat 600 (muchos también creen que es el mismo modelo), aún tienen dificultades para diferenciarlos, y sin embargo, estos modelos tuvieron su concepción de forma muy diferente, hace ya algunos años. Es por ello que esta guerra de coches, aunque singular, podría comparase a su manera con la que ya tuvimos en su día con el Lexus CT 200h y el Toyota Auris HSD, dos modelos que son muy similares al igual que los que estamos enfrentando y comparando hoy mismo. Pero para ello, hay que regresar varios años atrás. Comencemos.

Austin Seven / Morris Mini Minor

Sin duda al hablar del MINI original de los años 60 y 70, podríamos decir sin temor que estamos el segundo coche del siglo más influyente en todos los aspectos. Quizás no tanto en cuanto al diseño, calidad, prestaciones o mejora tecnología, pero de lo que no hay duda de que el diseño ideado por Alec Issigonis para la BMC (British Motor Company), marcó y sigue hoy en día haciéndolo, tendencias en cuanto al diseño y filosofía del automóvil. Sin embargo, su concepción no fue bajo un concienzudo plan para hacerse con el mercado automovilístico de Gran Bretaña que por aquella época se fabricaba en la planta de Oxford de la que ya repasamos su larga historia, además de otras fabricas como las de Longbridge y Cowley. Su concepción fue debida a la reciente premisa de crear un modelo muy compacto, asequible y que consumiera poco, ya que por aquel entonces Gran Bretaña estaba sumida en la Crisis de Suez que redujo el suministro de petróleo y el razonamiento de ésta para todos los consumidores ingleses. De esta forma el revolucionario coche que ahorraba espacio gracias a una tracción delantera con una distribución muy inteligente que influyó a toda una generación de fabricantes de automóviles.

Rover Mini Cooper

De esta forma el Austin Seven o Morris Mini Minor, destacaba por su fácil conducción y una gran estabilidad. Un coche pequeño, de unos 3.058 mm de largo, 1.380 mm de ancho y 1.278 mm de alto, muy rápido y de mucha calidad, aunque quizás la debilidad de este modelo era la débil la resistencia del motor que no respondía a las expectativas de dureza, por lo que el prestigio de la marca se resentía a causa de sus frecuentes, insólitas y costosas averías que obligaban a los usuarios a obligadas visitas al taller. De todas formas el éxito de este modelo vino impulsado por unos requisitos básicos de diseño que al final marcaron una época, además de ser un coche que consumía muy poco para aquella época, siendo muy asequible. Es decir, este modelo debería caber en una caja que midiera unos 10 × 4 × 4 pies (3,0 × 1,2 × 1,2 m), y el habitáculo de los pasajeros debería ocupar unos 1,8 m de los 3,0 m de longitud, mientras que el motor debería ser un modelo preexistente.

Otra de las novedades que incorporaba el Austin Seven o Morris Mini Minor, es un motor BMC Serie A de unos cuatro cilindros refrigerado por agua, pero se apartaba de la tradición al montarse transversalmente, con caja de cambios de cuatro velocidades lubricada con el aceite de motor situada en el cárter, y con tracción delantera. De esta forma el resto de automóviles de tracción delantera desarrollados en los años posteriores, usan una configuración similar. Pero quizás el éxito de este modelo también se deba a una imagen clásica que se volvió tan icónica que en los años 90 el grupo Rover (herederos de BMC) registró este singular diseño como marca registrada. Un éxito que terminó por explotar en el 62 cuando se fabricaron 116.000 unidades, cambiando el abanico de usuarios de forma tan rápida como la música en aquella época. Las personas con poco poder adquisitivo valoraban su economía, los jóvenes apreciaban la diversión que proporciona al volante y las mujeres lo adoptaron como símbolo de una independencia que aún tardaría en llegar. Una carrera imparable de éxito que estuvo acompañada por ilustres propietarios: Los Beatles, Peter Sellers, Enzo Ferrari, Brigitte Bardot, Steve McQueen, David Niven, Paul Neuman, Jean Paul Belmondo...

Morris Mini-Minor 1959

Además hay que recordar que este Mini original tuvo tres actualizaciones importantes: el Mk II, el Clubman y el Mk III. Mientras que por otro lado los "Mini Cooper" y "Mini Cooper S" fueron versiones deportivas que tuvieron grandes éxitos como vehículos de rally, ganando tres veces el Rally de Monte Carlo. Cómo olvidar un modelo así.

Fiat 600 / Seat 600

Muchos piensan que el Austin Seven o el Morris Mini Minor fueron los modelos precursores del Fiat 600 o Seat 600, quizás por su poderosa imagen, o más bien por puro desconocimiento. El caso es que en esta guerra de coches vamos a descubrir que tuvieron nacimientos paralelos, o más bien podría decirse que el precursor fue el Fiat 600 y no el Mini original. Todo comienza con el mítico ingeniero Dante Giacosa (1905-1996) que fue el encargado de diseñar en el 51 el Fiat 600. Un modelo que fue diseñado en su época basándose en el Fiat "Topolino" o 500. Por aquella época los ingenieros se preguntaban si podrían introducir a cuatro personas, más su equipaje, en un coche muy pequeño y compacto, dando lugar al Fiat 600 del que hoy os hablamos. Un coche con mucha alma, y que fue el símbolo de una generación, cambiando costumbres incluso de las mujeres, ya que fue uno de los modelos que más compraron y condujeron de forma masiva. Hasta entonces, en los 40, las fábricas producían coches de generosos tamaños, fundamentalmente en Alemania cuando se desarrolló el Volskwagen diseñado por Ferdinand Porsche por petición de Hitler, y en los años 50 tuvo que llegar el Fiat "Topolino" o 500 para ir cambiando la historia.

Fiat 600 D

Centrándonos en esta guerra de coches, el Fiat 600 fue un modelo de unos 3.215 mm de largo, 1.380 mm de ancho y 1.405 mm de alto. Algo más grande que el Mini original que estaría que por llegar en los próximos 5 años, y que fue el primer automóvil diseñado por Fiat con el motor en posición trasera. Contaba con dos puertas (con apertura "contra viento"), y con una capacidad justa para cuatro personas, ya que como decía el motor de 633 cc estaba situado en la parte posterior, y contaba con una potencia de 21 CV, alcanzando los 95 km/h de velocidad máxima. Posteriormente Fiat lanzó el Fiat 600 D con un motor más grande (767 cc) de 32 CV, mientras que al final de su producción contaba con un motor de 797 cc para las versiones Fiat 600 E y D de 36 CV. Finalmente la versión más radical llegó con un motor de 843 cc para el Fiat 600 S.

Evidentemente en esta guerra de coches, la historia del Fiat 600 no se acaba aquí, ya que a España se importaron las primeras unidades del Fiat 600, que poco después fue producida de forma independiente bajo la marca española Seat que comenzó la fabricación del Seat 600 en el año 1957 gracias a un acuerdo entre Fiat y Seat para la fabricación de este modelo. Posteriormente del Seat 600 se fabricaron diversas versiones, conocidas como Normal, D, E y L Especial, sin contar versiones como la comercial, la descapotable, la Formichetta, etc. Y al final de su época comercial, en España se realizó un diseño alargado en 30 cm para dotarlo de cuatro puertas, que fue bautizado bajo las siglas de Seat 800. De esta forma el Seat 600 tuvo un éxito bastante importante en nuestro país entre los años 57 y 73.

Seat 600

Conclusiones

Pocos modelos a lo largo de su historia suponieron un cambio de tendencia en la industria automotriz tan grande como los Seat o Fiat 600 y los Austin Seven o el Morris Mini Minor. Ambos modelos marcaron una época, y aunque quizás el Mini original fuera un modelo más icónico que el Seiscientos, más internacional que llegó a las clases más influyentes del mundo de la música y del espectáculo como ya hemos dicho anteriormente. Quizás éste es el claro rasgo distintivo entre los dos modelos, ya que es muy difícil elegir uno de los dos, pero a mi particularmente si tuviera que comprarme uno sería el Mini original. Quizás por todo lo anteriormente publicado. Que maravillosos años 60, ¿o no?. ¿Y vosotros?. ¿Con cuál de los dos os quedaríais?.