Sergio Marchionne está preocupado por la debacle del mercado automotriz en Europa. Recibidas ya las cifras de ventas totales de la primera parte del año, la compañía italo-norteamericana piensa que América será un mejor mercado a futuro y hasta ha habido rumores de que la compañía cambiaría su sede para afincarse de este lado del charco. Las razones que Marchionne tiene para pensar en un cambio radical de rumbo son bastante poderosas y podrían decidir un futuro en donde Fiat Chrysler incluso deje atrás parte del histórico pasado italiano de Fiat.

Fiat Chrysler vende más vehículos en América

Cuando un ejecutivo al nivel de Marchionne toma este tipo de decisiones, no lo hace a la ligera. Se elaboran muchas investigaciones e informes en los que se basan para tomar decisiones de importancia. Sin embargo, con los números que han salido a la luz, sobre las ventas totales del grupo en Europa y en América, no es necesario romperse tanto la cabeza para tomar decisiones. Fiat Chrysler vende más en América que en la propia Europa, sumados todos los países principales en donde Fiat siempre ha tenido una presencia importante.

Hasta abril de este año, Fiat Chrysler ha vendido 306.900 vehículos en América Latina, sumados a los 585.000 vehículos que el grupo ha logrado vender solo en EEUU, incluyendo a las marcas Jeep y Dodge. Pero ahora vamos a la cantidad de unidades que Fiat Chrysler ha vendido en Europa: en Italia, Alemania, Francia, España, Gran Bretaña, Turquía, Rusia y otros países no identificados, Fiat Chrysler ha vendido 305.500 unidades, contando a Abarth, Lancia y Alfa Romeo.

¿El futuro de Fiat Chrysler en Europa? Con pronóstico reservado

Sergio Marchionne piensa en su próximo movimiento

Con los datos en la mano, han comenzado a salir a la luz muchas versiones sobre el futuro de la compañía y algunas son francamente arriesgadas. Se ha llegado a hablar de un cambio se sede de la compañía, que abandonaría la italianísima Turín por una ciudad norteamericana. Y aunque Fiat Chrysler ha comunicado que la noticia no era verdadera, sí creemos que Marchionne tiene en mente un cambio que será revolucionario, que podría contemplar hasta una fusión con otra marca europea. Fiat cada vez tiene más control sobre Chrysler hasta llegar a la fusión total de las dos compañías, en el 2014.

Agreguemos el hecho de que Fiat tiene grandes expectativas en el futuro de Chrysler, con nuevos modelos, además de que Brasil podría ser la llave para vender más vehículos Fiat en Latinoamérica y ya tenemos la combinación perfecta para poder decir que Sergio Marchionne está pensando cuidadosamente cual será el próximo movimiento de su grupo. Tal vez no sea tan extremo como para cambiar de bandera, pero seguramente será algo que nos va a sorprender, si es que el mercado europeo no se recupera a tiempo. Y tal parece que no se recuperará lo suficientemente rápido.