El Fiat Bravo 2014 ha llegado a Brasil, con lo cual se espera que pueda llegar a otras regiones del Mercosur en el futuro cercano. La lista de opciones es extensa, algo que nunca estuvo en discusión ni en Europa ni en Sudamérica. El Fiat Bravo ofrece tres niveles de acabados y cada uno de ellos incorpora algo, además de otros elementos que antes eran opcionales y que ahora son de norma, un esfuerzo de la marca por tener más presencia en Latinoamérica.

Fiat Bravo 2014 en Brasil

En Brasil, el Bravo se vende en los niveles Bravo Essence 1.8, Bravo Sporting 1.8 y Bravo T-Jet 1.4 Turbo. Las incorporaciones van desde nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas y bandas laterales de personalización de color negro, hasta nuevos colores, la incorporación del sistema de dirección eléctrica Dual Drive y el Nav-Radio, con la interfaz en pantalla de cristal líquido de 6,5 pulgadas. Sin embargo, el Bravo ya pide una renovación urgente.

Las cifras de venta de Fiat y del Fiat Bravo en Sudamérica son buenas, considerando que el mercado latinoamericano es una de las grandes esperanzas de Fiat. Pero el Fiat Bravo sufre del mismo síndrome de falta de renovación tanto en América como en Europa, en donde no puede mantener el ritmo de la competencia con un diseño que ya tiene unos cuantos años encima. Mientras en algunos mercados de la zona ha llegado recientemente, en Brasil el Bravo se comenzó a fabricar y a vender en 2010, pero continúa en la misma línea que sus hermanos europeos, a pesar de incorporar la tecnología MultiAir o elementos como el Start/Stop.

Fiat Bravo 2014 en Brasil

Por suerte, la marca tiene grandes planes para el Fiat Bravo, siempre y cuando se puedan hacer realidad en medio de la crisis que está pasando Fiat en estos momentos. El próximo rediseño o nueva generación tendría que estar lista en Europa para el año que viene, aunque no será un Bravo tal cual lo conocemos ahora, ya que será una especie de híbrido entre el actual Bravo y un crossover, un Bravo con un despeje al piso superior que dejará atrás lo que actualmente representa el modelo.

De momento, el Fiat Bravo se erige sobre la plataforma del Giulietta, plataforma compartida con el Dodge Dart entre otros, pero cuenta con diferencias propias como la falta de suspensión trasera multibrazo. Pero a pesar de todo para algunos el Bravo todavía sigue siendo atractivo. Para mí todavía es un gran auto dentro de su segmento con un gran motor, aunque con terminaciones que podrían mejorar con respecto a un Renault Mégane III o al Peugeot 308.