En nuestra sección semanal de MotorFULL Verde solemos analizar aquella noticia que por impactante o llamativa se merece un artículo especial, la pasada semana te hablamos de los cinco modos con los que se puede conducir el Porsche 918 Spyder y para la anterior lo hicimos acerca del boicot inicial de General Motors al coche eléctrico. Por eso, para hoy hemos querido hablar de las emisiones de los coches diésel, y en cómo perjudican a nuestro cuerpo.

emisiones de los coches diésel

Un reciente estudio realizado por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) nos deja con unas conclusiones más que interesantes y que deberían hacerte pensar bastante sobre lo que le estamos haciendo a nuestro cuerpo. El humo que emana de un motor diésel es capaz de transformar las lipoproteínas de densidad alta (o el colesterol alto: HDL) en colesterol de baja densidad o LDL. Pero para saber el daño que esto puede suponer vamos a ir por pasos.

El colesterol buen se encarga de reducir el nivel de colesterol en la sangre, lo produce el cuerpo de forma natural y es capaz de eliminar el colesterol de las paredes de las arterias para devolverlo al hígado. En cambio, el colesterol malo se acumula en las paredes de las arterias aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Aclaradas las diferencias, sigamos con el estudio sobre las emisiones de los coches diésel.

Como es habitual en los experimentos de este calado, se trabaja con ratones para comprobar efectos y posibles soluciones. En este caso, se descubrió que sometiendo a estos ratones al humo que emana de los coches diésel transformaron una parte del colesterol bueno en malo. Pero quizá, y seguramente, lo más dañino es que tras someter a estos ratones a una atmósfera pura no se consiguió reparar el daño y tanto el corazón como las arterias o el hígado sufrieron consecuencias irreparables si se les devuelve a una situación neutra.

El mismo estudio afirma que con un periodo limitado a la exposición de las emisiones de los coches diésel se pueden sufrir daños irreparables.

¿Limitarías el uso de motores diésel?

emisiones de los coches diésel

Con todo esto que te acabo de contar quiero saber tu opinión. Vale que un propulsor diésel, sobre todo si se realizan mucho kilómetros, es muy rentable, pero, ¿a qué precio?. En las grandes ciudades, cuando deja de llover unos cuantos días comienza a notarse mucho la contaminación y la, desgraciadamente clásica, boina de contaminación de Madrid es un triste ejemplo.

Empiezan a surgir voces acerca de las medidas que habría que tomar para que este tipo de propulsores no nos afecten a la salud como los están haciendo en la actualidad, y estoy convencido que si existiera una alternativa real al diésel no se venderían tanto si se reeduca al cliente haciéndole ver también las desventajas del diésel.

El hecho de que las emisiones de los coches diésel sean tan nocivas para la salud provoca que muchos fabricantes, por otros motivos y no sólo este, estén lanzando al mercado nuevas formas de movilidad, caso de los eléctricos y los híbridos, y estoy convencido de que en unos años aparcarán definitivamente al diésel.

¿Qué medidas promoverías para que se redujera el uso de motores diésel?

emisiones de los coches diésel

Yo tendría muy claras las medidas que tomaría, que no pasarían por la prohibición, sino por fomentar otra forma de moverse con el coche. Y te hablo de los coches eléctricos o los híbridos. Ya tenemos el Plan Movele para la subvención de una buena cantidad de dinero con el que se reduce considerablemente la factura de estos, pero falta algo más. Siguen sin cosechar el éxito que necesitan y eso es porque hay que hacer más que regalar dinero.

Es importante que los ayuntamientos, los organismos locales, fomenten su uso con la implantación de medidas como el aparcamiento gratuito (algunas ciudades ya lo emplean), la exención del impuesto de circulación, la subvención de las tomas de recarga particulares y sobre todo, hay que beneficiar al productor. Hay que incentivar a aquellos fabricantes que trabajen en crear coches eléctricos e híbridos. Sólo así querrán seguir haciéndolo y llegará un día en el que nos olvidaremos de los efectos de las emisiones de los coches diésel.

Países como Japón consiguieren cambiar el sentido de avance de la industria y ahora son uno de los países productores de coches eléctricos e híbridos más importantes, y ahí es donde están naciendo una gran cantidad de alternativas que tenemos que tener en cuenta. Allí nació el Nissan Leaf, el Mitsubishi Outlander PHEV,... y gracias a ellos ya tenemos numerosas marcas que están trabajando en ello.

Como ves, no es para tomárselo a guasa. Si la Unión Europea no hace nada útil para solucionarlo (no me valen normativas de emisiones más restrictivas) nos veremos abocados a un futuro muy perjudicial. No seré el primero que te habla de esto, pero cuantos más nos sumemos seguro que conseguimos algo, al menos, reducir las emisiones de los coches diésel.