Estados Unidos es un país en el que la tasa de penetración del diésel es muy reducida aunque ha experimentado un gran crecimiento porcentual, son muy pocos los conductores que optan por el combustible más perjudicial para la salud. Y esta falta de costumbre está teniendo alguna consecuencia, como la de echar gasolina a un coche diésel.

Como sabrás, esto causa graves problemas en el coche y sino te das cuenta a tiempo, puedes despedirte de él. Por eso, y ante la falta de costumbre en Estados Unidos de echar diésel, Volkswagen revisará todos los vehículos diésel que ha vendido en Estados Unidos y Canadá, casi 300.000, para instalarles un dispositivo en la tapa del depósito que les impedirá echar gasolina a un coche diésel.

echar gasolina a un coche diésel

La cuota de penetración de los coches alimentados con diésel el pasado año era de un triste 0,8%, pero recuerda que hace cinco años tan sólo hablábamos del 0,1%. Las causas son claras, el precio de la gasolina es mucho menor, pero también es un tema de costumbres.

La NHTSA fue el organismo que se dio cuenta de esta vergonzosa situación al recibir un buen número de llamadas de clientes propietarios de un coche diésel quejándose porque se habían quedado parados en medio de una autopista o carretera convencional. Tras investigar los casos, más del 90% tenían gasolina en sus depósitos.

Ford tiene implementado un sistema similar, que se encarga de evitar este tipo de distracciones y que es realmente útil. Además, este tipo de confusión sólo puede suceder al echar gasolina a un coche diésel y no al contrario puesto que el tamaño de las boquillas son diferentes, en el gasóleo son más gruesas y por tanto no entran en un coche gasolina, pero al revés si.

La culpa de echar gasolina a un coche diésel es de los conductores o de las personas que reposten, y las marcas no se hacen cargo de este tipo de averías, pero en un país donde muchos fabricantes están tratando de lanzar el diésel como alternativa, una mala prensa puede ser horrible y con esta medida, Volkswagen da la imagen de preocupación por sus clientes. Una campaña publicitaria muy interesante y que busca, por un lado evitar esta situación, y por otro dar una imagen de seriedad ante los propietarios de este tipo de mecánicas.