En alguna ocasión te hemos mostrado el trabajo que está realizando Audi en materia de conducción autónoma pero adaptada a casos muy concretos está teniendo muy buena acogida. El hecho de que el coche pueda conducir de manera autónoma en un atasco o que se capaz de aparcar, literalmente, solo, son dos mejoras para hacer la conducción algo más cómoda, pero, ¿y si hacemos que el coche pague el aparcamiento?.

Coche pague el aparcamiento

Audi está trabajando también bajo esta línea con la que pretenden asociar nuestro coche a un sistema de pago. La tecnología que emplearían sería la RFID, es decir, identificación por radiofrecuencia, que se comunicaría con el aparcamiento gracias a un lector de entrada y otro de salida. Este sistema es similar al que empleamos los que tenemos telepeaje para circular por las autopistas de pago.

13.000 participantes conformarán el programa de desarrollo de este sistema para tratar de que el coche pague en el aparcamiento. Un proyecto piloto que busca encontrar fallos, posibles mejoras y adaptarlo a los diferentes vehículos. Seguro que te ha pasado alguna vez el no llevar dinero y tener que pagar con la tarjeta unos pocos euros para salir del parking, bien, pues Audi quiere hacer que el coche pague el aparcamiento y evitarte así esta preocupación.

Además, el hecho de que el coche pague el aparcamiento abre las puertas a que nos olvidemos de ciertas acciones que consideramos necesarias, caso del pago en gasolineras de autoservicio o subscripciones para demanda de música en streaming, aplicaciones, el empleo de los mapas de Google en el coche... Disponer de un vehículo vinculado a un sistema de pago, de la misma manera que tenemos el mail vinculado a Paypal, puede abrir una nueva vía de negocio.

Coche pague el aparcamiento

El hecho de que Audi esté trabajando en conseguir que el coche cada vez haga más funciones asusta, pero si se plantea el cambio con calma, paso a paso e incorporando poco a poco este tipo de tecnologías y aplicaciones, al final, acabaremos necesitándolas, y es que, ya no nos vale con el GPS, necesitamos más y en Audi quieren proporcionárnoslo.

El futuro anima a pensar que tendremos un coche conectado a internet y a nuestras cuentas, para tratar de hacernos la vida más sencilla, reservar una mesa en un restaurante, un hotel o simplemente confirmar pagos, además, el entretenimiento estaría asegurado y podríamos recibir los últimos discos de música, actualizaciones de las redes sociales, etcétera.