El coche eléctrico que te comprarías mañana ¿cuál sería? ¿qué le pedirías?. Para iniciar esta mañana de martes en MotorFULL he querido preguntarme cual es el coche eléctrico perfecto, o mejor dicho, cómo sería este en caso de existir. Hay muchos vehículos eléctricos, propuestas interesantes e incluso alternativas, pero el mercado parece caminar con un rumbo fijo, la electrificación y si bien estamos viviendo un momento dulce, no sería la primera vez que la industria tumba una gran propuesta, ¿verdad General Motors?.

Cualidades que debería tener el coche eléctrico perfecto

coche eléctrico perfecto

Creo que la mayoría de las que te voy a escribir son meras obviedades, pero es interesante hablarlas. Para comenzar, la autonomía es el punto clave. Con 200 kilómetros no se llega a ningún sitio salvo al trabajo. Nadie se quiere gastar un dineral en un segundo coche con la que está cayendo que sólo pueda emplear para ir a trabajar.

Nissan tiene una muy buena propuesta con el Leaf y gracias al plan Movele y a una reducción considerable podemos hacernos con una unidad del 2012 a un buen precio, algo menos de 20.000 euros y con el cargador de pared incluido. Con esto tienes unos 175 kilómetros, que para ir a trabajar y alguna cosa esporádica te vale. En muchos países se está vendiendo realmente bien, pero en esos países la infraestructura es mejor y la conciencia social mayor.

Es por eso que el coche eléctrico perfecto debe ofrecer, al menos, 400-500 kilómetros para que pudiéramos afrontar un viaje con garantías. Sin esto, es complicado que triunfe, por mucho que quieran las marcas se necesita tranquilizar al conductor que eso de quedarse tirado no es una opción y que se olvide de esa sensación.

A una mayor autonomía hay que unir un sistema de recarga más rápido y que garantice la vida de las baterías

coche eléctrico perfecto

Además, las recargas, si bien hay ya tipos que en 15 minutos te dan un buen puñado de kilómetros, sigue siendo un escollo eso de tener que esperar 30 minutos, 2 horas, 4, 6... para recargarlo. Si te estás planteando la compra de un coche eléctrico seguro que esto te tira para atrás.

A parte de autonomía y un sistema de recarga, ¿qué mas le pedirías a tu coche eléctrico perfecto?

Personalmente yo pediría un diseño normal, al uso. Los vehículos eléctricos que más se venden, el Peugeot i-On o el Nissan Leaf se caracterizan por ser diferenciados a primera vista de un coche convencional, y eso está bien al principio, la diferenciación, pero con el paso de los años se tornará en un problema. Los fabricantes lo están comprendiendo y en Nissan ya actualizaron el Leaf para acercarlo a un gusto más europeo y convencional.

coche eléctrico perfecto

El resto están trabajando en ello, pero muchos aún creen que el paso previo es el coche híbrido, aunque estén trabajando tozudamente en este tipo de tecnología 100% eléctrica. La gama i de BMW o los e-tron de Audi son un claro ejemplo. Los primeros por apostar por un concepto diferente planteando dos posibilidades, un coche 100% eléctrico con sus limitaciones o un vehículo 100% eléctrico que emplea un pequeño motor de motocicleta para la recarga parcial de sus baterías. En Audi se diferencian de BMW en materia de diseño, la gama i tiene rasgos demasiado modernos, futuristas, que seguro que resultan demasiado chocantes, mientras que la gama e-tron se basa en los modelos de siempre, en los mismos que emplean motores térmicos, pero cambiando su mecánica. La estética se mantiene inalterada.

Hay sitio, de momento, para estas dos opciones, pero con el tiempo veremos como puede que triunfe más la idea de un coche como los de siempre pero impulsado por otro tipo de combustible. Es tan sencillo como eso, aunque entiendo que hay que llamar la atención.

En resumen, el coche eléctrico perfecto tiene que copiar las características del vehículo tradicional, ni más, ni menos. Hasta entonces no tendrá el éxito deseado y será un producto para algunos pocos privilegiados y no para la masa.

¿Por qué el Nissan Leaf vende tanto sino es el coche eléctrico perfecto?

coche eléctrico perfecto

Porque es lo más parecido a éste concepto que existe. Tiene, en su último modelo, una autonomía más que interesante, 199 kilómetros, tres modos de recarga y un ligero rediseño, sobre todo interior, que lo convierten en un coche más convencional. La estética exterior la guardamos en un apartado diferente porque está justificada por el plano aerodinámico. Además, en muchos países con las subvenciones a los coches eléctricos el precio es realmente ajustado y puede competir de tu a tu con modelos térmicos similares. El hándicap: el miedo a quedarse tirado por quedarse sin autonomía. Pero es un miedo por el desconocimiento sin estar basado en la realidad.

Pero dentro de muy poco habrá un nuevo coche eléctrico en la ciudad, se llama Renault ZOE y con éste puede que estemos un paso más cerca de tener un coche eléctrico perfecto. Estética convencional, un precio muy reducido, menos de 15.000 euros con las ayudas del Estado, y una autonomía de 200 kilómetros.

El coche eléctrico perfecto suena todavía a utopía y estoy convencido que lo podríamos haber tenido hace muchos años, pero ya sabes, las grandes empresas petrolíferas mandan, ellas perderían mucho si realmente sacasen un coche eléctrico perfecto, una alternativa real al vehículo impulsado por gasolina o diésel. Todavía quedan muchos años para que podamos ver una ciudad plagada de coches eléctricos más allá de Oslo, en Noruega, pero cada día estamos más cerca.

En tan sólo 4 años hemos visto evolucionar este segmento como nunca antes lo habíamos visto en otros y eso me tranquiliza porque si lo que estamos viendo hoy no tendrá nada que ver con lo que veremos en 4 años, esto puede progresar y funcionar. Tiempo al tiempo.