Una de las principales atracciones del Salón Internacional de Buenos Aires será el Bucci Special, el primer super deportivo argentino de la época moderna, un conceptual imponente que será exhibido por primera vez. La historia de este deportivo tiene mucho que ver con el tesón de Clemar Bucci, un hombre que dedicó casi toda su vida a construir vehículos únicos, y la ayuda de nada menos que Horacio Pagani en la realización del proyecto.

bucci

Clemar Bucci, hoy ya fallecido, fue también piloto en sus orígenes. De la misma generación que Juan Manuel Fangio, llegó a competir en algunas carreras de Fórmula 1 y de autos sport en Europa. Sin embargo, Bucci tenía otras inquietudes de diseñador y quería diseñar un auto de competición y un deportivo de calle de industria totalmente argentina. A principios de los años 70s diseñaba su primer modelo, llamado Dogo, un conceptual que por diversas circunstancias nunca pudo ser comercializado, pero que fue inspiración para otros jóvenes diseñadores de la época. Horacio Pagani ha comentado muchas veces que el Dogo fue lo que le motivó a comenzar a diseñar sus propios modelos.

bucci2

Los años y la experiencia en el diseño de sus propios conceptos le dieron a la larga la razón. La primera fase de diseño del Bucci Special podía concretarse en el año 2009, cuando el mismo Pagani le prestaba a Clemar Bucci la ayuda necesaria para llevar adelante su proyecto. Pagani suministró el motor, el V12 de AMG con 7.3 litros y 600 caballos y la caja de cambios del Pagani Zonda F.

bucci4

Desafortunadamente Bucci moría en enero del 2011, dejando la dirección de su proyecto del Bucci Special en manos de su sobrino. ¿Pero cómo es el Bucci Special? Es un roadster con líneas muy atrevidas y con un gran trabajo aerodinámico interno, ya que el downforce y la estabilidad se logra mediante pasos de aire por la parte interna del vehículo, muy similar al trabajo aerodinámico que hace un Fórmula 1.

bucci5

De las prestaciones aún no hay datos, pero podemos imaginarlas: con un motor como el V12 de Mercedes, la transmisión italiana Cima de seis velocidades y un peso que no supera los 1.100 kilos, podría tener unas prestaciones similares a las de un Zonda F o aún mejores.

El futuro del Bucci Special aún no está del todo definido. Por ahora los planes no pasan de tener el ejemplar prototipo listo para diferentes eventos, pero de acuerdo a Pablo Bucci, sobrino de Clemar Bucci, si existe interés en comprar el coche por parte de suficientes eventuales compradores, entonces sí, pensarán la manera de producirlo en serie.