Para quienes han conocido los dos modelos iconicos que Ford y Holden han fabricado desde hace años en Australia, será toda una sorpresa saber que el representante de la casa americana en las antípodas ha decidido dejar de producir el famoso Ford Falcon australiano a partir del 16 de octubre del 2016. Por el lado de Holden (que a través de su historia ha integrado a muchos modelos de GM) las cosas no pintan mejor, ya que el Commodore también dejaría de producirse en el mismo año.

El Ford Falcon australiano dejará de ser producido en 2016

El cambio es debido a diversos factores. De acuerdo a algunos directivos de Ford en Australia, los costos de producción de la marca en Australia son dos veces mayores que en Europa y hasta cuatro veces más altos que en Asia, lo que no podía ser mantenido por mucho tiempo más. El uso generalizado de motores de cuatro cilindros por parte de todo mundo y la llegada de vehículos cada vez más compactos, también ha sido un factor importante para que ambas marcas se decidieran a dar un giro radical en la fabricación de sus sedanes de tracción trasera.

Holden Commodore: el eterno rival del Ford Falcon australiano

Pero quiero mencionar la atracción que siempre han tenido estos modelos para el aficionado, tanto en Europa como en EEUU. Es decir, ¿cuántas veces no hemos deseado que tanto el Ford Falcon australiano como el Holden Commodore se vendiesen en más países? Tanto Pontiac como Chevrolet los han vendido en EEUU con las denominaciones Lumina y Caprice, además del G8; del lado de Ford, el Falcon australiano nunca pudo ir más allá de algunos mercados puntuales en Asia o Sudáfrica. Y luego de ver las ediciones especiales del Falcon australiano, con el V8 del Ford Mustang americano, y la del Holden VF la envidia sana por estos modelos poco conocidos era mayor.

Para cerrar la lista de "deseos" que ya nunca serán realidad (y esto me lo confirmarán nuestros lectores argentinos), me pregunto si no hubiera sido mejor fabricar en Argentina alguna generación del Ford Falcon australiano, en vez de vender por más de 20 años el viejo Falcon americano con la cara cambiada; en fin...

El futuro de Ford en Australia se limitará solamente a operaciones de importación, mientas que por el lado de sus rivales, se planea la fabricación de un SUV o algún vehículo que acompañe al Holden Cruze, primo hermano del Chevrolet Cruze. Termina así un capítulo más en la historia del motor en el mundo, de parte de dos modelos que, insisto, no han tenido la difusión que se merecían más allá de su país. Mad Max no estará nada contento.