Como ya sabrás, la semana pasada pudimos asistir a la presentación de los nuevos modelos de Kia, tanto el Pro Cee'd como el Carens. Éste último modelo es del que os vamos a hablar este martes, y es que supone un salto cualitativo excepcional para la gama de monovolúmenes de Kia, uno de los segmentos en los que siempre han sido más que fuertes. Por eso, esta toma de contacto con el Kia Carens fue algo muy interesante pero que completaremos cuando tengamos disponible una unidad de prensa dentro de muy poco.

¿Qué aporta el Kia Carens en el segmento C-MPV?

Kia Carens

El segmento de los monovolúmenes compactos, o C-MPV, está bastante saturado y si bien, tuvimos la oportunidad de probar el B-MAX, con el Kia Carens he comprobado como la fuerte apuesta que Kia está realizando por este sector es muy acertada. Un vehículo completo, con bastante calidad, con una oferta mecánica y técnica interesante y sobre todo, con un precio de salida muy llamativo, de 19.990 euros, pero que añadiendo los correspondientes descuentos, se quedan en menos de 15.000 euros.

Pero Kia nunca había podido apostar por un monovolúmen compacto hasta ahora. El Kia Carens entra de lleno en un segmento colapsado por opciones europeas, caso del citado B-Max, o de los modelos que tienen Renault y Citroën en sus catálogos. Es decir, tiene que enamorar a una clientela muy asentada en uno de los segmentos más estables del mercado. La apuesta no era sencilla, pero el resultado es más que interesante.

Kia Carens

Esta es la cuarta generación del Carens, y si hasta ahora nunca había sido un vehículo muy tomado en cuenta en una decisión inicial, si que una vez los clientes iban al concesionario a ver que tienen y veían un Carens, solían meterlo dentro del bombo de los posibles vehículos. No era un coche llamativo, no ofrecía más que el resto, ni menos, pero sí que tenía algo interesante: el precio y la garantía de 7 años. Dos cualidades que lo han hecho ganador durante tres generaciones y que con esta cuarta tienen que aspirar a algo más.

Estéticamente, el Kia Carens hereda la parrilla Tiger Nose, ópticas de tipo LEd y una gran apertura del portón del maletero. Ésta última es una característica que su diseñador, Peter Schreyer, suele incorporar a todos sus vehículos y por tanto, la unión de estilo y racionalidad son las características que mejor definen al Carens. De hecho, estas son sus dimensiones:

  • Longitud: 4.525 mm
  • Anchura: 1.805 mm (excluyendo los retrovisores)
  • Altura: 1.610 mm (excluyendo los raíles del techo)
  • Batalla: 2.750
  • Vía delantera: 1.573 mm (Concept y Drive) / 1.569 mm (Emotion)
  • Vía trasera: 1.586 mm (Concept y Drive )/ 1.582 mm (Emotion)

Kia Carens

Cuando lo ves por primera vez no te parece que estes ante un monovolúmen, si, es más grande que un compacto, pero no mucho mas. Y es que es pensar en un monovolúmen y aparecer en nuestra cabeza cánticos sobre un vehículo grande, espacioso y de dudoso gusto estético, pues no, justo lo contrario. Con el Kia Carens, el fabricante surcoreano ha querido realizar un compacto algo más grande y con mucha versatilidad interior. Un vehículo que tendrá que luchar con la creciente llegada de SUVs compactos, que si bien están teniendo mucho éxito, gozan de la habitabilidad y espacio interior del Kia Carens.

Las grandes ópticas delanteras dan paso a un perfil bastante aerodinámico en el que los nervios laterales unen el frontal y la zaga. Además, los grupos ópticos posteriores, de gran tamaño y a una altura elevada y el diseño del portón convierten al Kia Carens en un compacto vitaminado. Porque estarás conmigo, los compactos clásicos tienen unas líneas similares, pero algo más pequeños. Coge un Volkswagen Golf, introdúcelo, dale unas cuantas vitaminas, y el diseño que te queda es algo similar, en formas, que el Kia Carens. Pero esos centímetros de más le dan una amplitud que nunca podría alcanzar un SUV compacto o un compacto a secas. Es tal este efecto, que a primera vista me recordó a un Volkswagen Golf Plus, pero a un precio razonable.

La calidad del Kia Carens se ha situado en la media de la marca: gran terminación y un buen equipamiento

Kia Carens

Pudimos probar una unidad del Carens, equipada con el acabado Concept, el más básico de la gama y que pese a su falta de elementos opcionales o materiales de una calidad elevada, me dejó un grato recuerdo. Podría considerarse el perfecto modelo de acceso, porque entre su equipamiento destacan elementos como los elevalunas eléctricos para las ventanillas delanteras y traseras, una guantera refrigerada, volante y palanca de cambios forrados en piel, bluetooth y el Flex Steer, entre otros muchos elementos.

Kia Carens

Es tal esta dotación, que tan sólo podrían echarse en falta extras como los sensores de lluvia y luces o el climatizador, que si bien son opcionales, no son imprescindibles. El Kia Carens Concept está listo para salir del concesionario y satisfacer a la gran mayoría de conductores.

Los que llevamos unos años probando coches recordamos a Kia como esa marca que hace 10 años sólo tenía vehículos accesibles pero cuya calidad y resistencia al paso de los años estaba en duda. Ahora la película ha cambiado radicalmente. Subirse a un nuevo modelo de Kia, en este caso al Carens, supone una experiencia muy gratificante al saber que por 15.000 euros te puedes llevar un monovolúmen compacto de una calidad alta, o mejor dicho, con una relación calidad-precio que pocos fabricantes ofrecen actualmente.

Kia Carens

Un elemento opcional que hay que destacar es el sistema de navegación, que incluye la cámara de marcha atrás. Este dispositivo, además, añade una garantía de 7 años para la actualización de la cartografía, con lo que el típico dilema de si pagas por un GPS integrado y al año te quedas anticuado, con KIA ya no te pasará.

Como decía en el análisis exterior, la batalla es muy amplia, lo que está directamente relacionado con la gran amplitud interior. Es tan importante esto, que se pueden pedir el Kia Carens con hasta 7 plazas, si bien, estas dos últimas plazas, situadas en una tercera fila, son testimoniales, están. Tres ocupantes en la segunda fila de asientos viajan con total comodidad, van amplios, cómodos y seguros, la tercera fila de asientos yo la reservaría sólo para momentos esporádicos.

Kia Carens

Con las dos filas de asientos totalmente útiles, la capacidad del maletero es de unos asombrosos 536 litros, con las tres filas, éste dato desciende a 103, y con las dos últimas replegadas se multiplica hasta llegar a los 1.694 litros. Además, la gran cantidad de huecos portaobjetos hará las delicias de los que siempre lleven muchas cosas en las manos, tranquilos, tendréis sitio para dejarlas sin problemas.

Kia Carens

Si bien nosotros probamos el Kia Carens con el acabado Concept, hay otros dos más, el Drive y el Emotion, éste último tiene siete plazas totalmente de serie, así como el navegador, los sensores de aparcamiento, un panel de instrumentos con una pantalla más grande, el techo solar panorámico, sistema de control de presión de neumáticos y las ópticas traseras de tipo LED. Eso sí, la factura del Kia Carens Emotion asciende hasta los 29.000 euros, aunque con los citados descuentos promocionales se reduce hasta poco menos de 24.000 euros.

Kia Carens, una oferta mecánica algo limitada pero suficiente para la mayoría de conductores

Kia Carens

Con el Carens, los responsables de Kia no quisieron ofrecer demasiados motores para que fuese algo más barata su fabricación, aunque estarán disponibles tres mecánicas, una de tipo gasolina y otras dos diésel. Las tres están equipadas de serie con una caja de cambios de seis relaciones y una carrocería construida totalmente en acero.

En gasolina, se ha apostado por el 1.6 litros con 135 caballos que impulsa al Carens de 0 a 100 en 11,3 segundos no pudiendo superar los 185 kilómetros por hora, todo ello, con un consumo de 6,8 litros gracias a un peso de 1.383 kilogramos.

Kia Carens

En diésel la película cambia, y si bien el bloque es el mismo, un 1.7 con cuatro cilindros DOHC y 16 válvulas, la potencia varía entre los 115 caballos y los 136. Nosotros tuvimos la oportunidad de hablar del menos potente pero más ahorrador. Con el 1.7 con 115 caballos, pasar de 0 a 100 nos puede parecer una eternidad, 13 segundos, pero cuando veamos que su consumo medio es inferior a los 5 litros seguro que se nos olvida ese tiempo. Con 136 caballos, no se convierte en un misil, pero en algo más de 10 segundos puede pasar de 0 a 100 y todo con un consumo ligeramente superior a los 5 litros.

El Kia Carens no es vehículo de prestaciones, es un coche que te llevará de A a B con la mayor comodidad posible. Y eso es lo más destacable. Gracias a una suspensión delantera totalmente independiente sobre subchasis con columnas MacPherson con muelles helicoidales y amortiguadores de gas, el Carens ofrece una calidad de rodadura excepcional.

Kia Carens

Y con calidad, me refiero a que la relación entre lo que puede absorver las irregularidades de la carretera y la deriva que puede llegar a tener es muy interesante. Es capaz, por un lado, de que los badenes, una alcantarilla o un firme irregular, no se transmitan directamente al habitáculo, pero no por absorver tanto es tan blanda como para que tomar una curva rápida suponga un problema. De hecho, gracias a un peso bastante contenido, la conducción es muy agradable porque es suave, muy suave. Algo que suele querer el conductor habitual de este tipo de vehículos.

A esto se añade una dirección, que si bien no transmite prácticamente nada de lo que sucede bajo los pies, es suave y puede tener de tres modos de funcionamiento gracias al Steer Mode. Podemos poner la dirección, desde un mando situado en el volante en modo normal, sport y confort. Lo normal es que circulemos en modo normal, tanto por la propia asistencia de la dirección, que es totalmente eléctrica, como por las sensaciones, que si bien son falsas, algo transmite.

Como digo, el Kia Carens está pensado para que se conduzca fácil, para que no parezca un monovolúmen sino un compacto algo más grande. Y que además, tiene una maniobravilidad muy alta, en parte debido a su diámetro de giro de 11 metros con 2,7 vueltas entre topes.

Kia Carens

A esto ayuda mucho la relación de la caja de cambios, y es que la primera y segunda marchas son cortas e incrementan la aceleración a baja velocidad. La relación de cambio en sexta permite un régimen de motor bajo a velocidad de crucero elevada; esto reduce el ruido interior y disminuye el consumo de carburante.

7/10

Pero hay un elemento llamativo, y es la insonorización, que es excelente para un coche de estas características. El motor prácticamente no se escucha, si bien, las vibraciones del motor diesel son palpables, en una autovía escucharemos el ruido aerodinámico y poco mas. De hecho, en esta circunstancia y si vamos un poco cargados, es probable que el motor se resienta un poco y no sea capaz de ofrecernos suficiente potencia para realizar adelantamientos. Seguro que es más que capaz, pero el no haberlo podido probar a fondo todavía nos obliga a ser cautos con esta primera sensación. Lo importante, la suavidad de conducción, el poco ruido que sale del motor, al menos al habitáculo, y el puesto de conducción, nos avanzan que el Kia Carens es un C-MPV perfecto, aunque lo tendrá difícil con toda la competencia.

kia carens

Esta primera de **toma de contacto **con el nuevo Kia Carens fue muy interesante y aunque en un recorrido de apenas 35 kilómetros no pudimos probarlo a fondo, si que nos sirvió para diluir la idea de que un monovolúmen es diferente a un compacto. Kia ha conseguido unificar ambos términos uniendo la sencillez de conducción de uno con la versatilidad y amplitud del otro en un sólo vehículo. Se llama Kia Carens y ya está a la venta en España.