Toyota ha comenzado un programa de pruebas centrado en la tercera edad, buscando ofrecer sistemas a los conductores mayores para que no sean un peligro para si mismo y el resto de conductores. A partir de los 65 años se produce un aumento del riesgo de accidente.

Programa de pruebas de Toyota en la tercera edad

En muchos países la tasa de natalidad si no está estancada esta bajando, crecen cada vez menos niños y esto hará que cada vez sean mayor el número de conductores con una edad superior. Japón es uno de esos países, donde se estima que en al año 2040 el 35 por ciento de los conductores tengan 65 años o más.

Es por ello que en Toyota han puesto en marcha una serie de pruebas para buscar y mejorar sistemas que ayuden a los conductores de esas edad a manejar un coche con total seguridad. Según explica la marca japonesa a una mayor cantidad de conductores en esa edad, mayor es el riesgo de accidentes.

Programa de pruebas de Toyota en la tercera edad

El primer paso que ha realizado Toyota es realizar una clase con 50 conductores mayores de 65 años para observar como se comportan circulando, la forma de conducir y los problemas más habituales a los que se enfrenta. Los coches que han conducido llevaban incorporados sistemas de ayuda, entre los que podemos encontrar una cámara para detectar las señales y semáforos en rojo, además de un sistema de avisos sonoros y visuales que se activaban si el conductor se acercaban a una intersección a demasiada velocidad. Y es precisamente ahí donde más problemas tienen los conductores mayores de 65 años. Toyota señala que la mitad de los accidentes de tráfico de estos conductores se producen en las intersecciones al no tener el debido cuidado.

Los datos que han sido recopilados en este programa de pruebas por Toyota serán analizados y usados para desarrollar sistemas que puedan ser incorporados a los coches durante los próximos años para crear sistemas que pueda ayudar a los conductores en general y a los de la tercera edad en particular.