La pasada semana te adentrábamos en el mundo Nissan Leaf con la primera parte de la presentación internacional del Nissan Leaf 2013 en Oslo, y además, durante estos días, hemos estado analizando el por qué se ha elegido una ciudad como Oslo y si realmente hay que volver a aprender a conducir un coche de tipo eléctrico. Para esta segunda y última parte, hablaremos de los nuevos acabados, tres en total, de su nueva oferta comercial y de su fortísimo componente tecnológico. Tres aspectos que analizaremos en profundidad en esta entrega.

Nissan Leaf 2013, una nueva oferta económica caracterizada por el alquiler de las baterías

Nissan Leaf 2013

Si con el primer Nissan Leaf sólo teníamos disponible un acabado y una manera de adquirir el coche, es decir, era compra directa, al contrario de lo que ha planteado Renault con el alquiler de las baterías, una fórmula que tuvo pocos adeptos iniciales, pero parece que se está popularizando. Aquí está la lista de los precios, en función del acabado y de la modalidad de alquiler/compra:

Compra Alquiler
Visia 29.900 € 24.000 €
Acenta 33.700 € 27.800 €
Tekna 36.100 € 30.200 €

El precio mínimo del alquiler mensual es de 79 euros al mes IVA incluido para un contrato con una duración de 36 meses y un kilometraje máximo anual de 12.500 km al año. En caso de sobrepasar este kilometraje, el exceso se cobrará a 0,05 céntimos por cada kilómetro. Pero habrá clientes que necesiten recorrer más de 12.500 kilómetros, por lo que habrá más planes.

Nissan Leaf 2013

  • 86 euros/mes IVA Incluido: 15.000 km y 36 meses
  • 94 euros/mes IVA Incluido: 17.500 km y 36 meses
  • 102 euros/mes IVA Incluido: 20.000 km y 36 meses
  • 122 euros/mes IVA Incluido: 25.000 km y 36 meses

Si queremos una menor duración habrá dos opciones inferiores, 24 meses y 12 meses. Con la primera, a todas las cuotas hay que añadirle 10 euros al mes, mientras que para la segunda, el incremento es de 20 euros mensuales. Cada uno que haga sus propios cálculos, pero creo que con la opción del alquiler de las baterías el precio del Nissan Leaf 2013 se dispara y comienza a dejar de ser interesante, por lo que hay que valorar que más nos ofrece este servicio de alquiler. Una información que aún no tenemos y que esperamos tenerla en breve.

Pero lo mejor de todo es que pensarás que es un precio caro, elevado, pero tienes que tener en cuenta que todos estos precios son sin el Plan PIVE 2, que ha aumentado su dotación, y sin el futuro plan MOVELE, que supondrá una rebaja de 5.500 euros y que se dará a conocer en las próximas semanas, o eso al menos esperan todos los fabricantes. De esta manera, se podrá adquirir un Nissan Leaf 2013 desde 16.290 euros asociado a un alquiler de baterías de 79 euros mensuales, en caso de querer comprarlo, el modelo más asequible hará lo propio desde 22.190 euros.

Nissan Leaf 2013, tres acabados para abarcar a todo tipo de clientes

Nissan Leaf 2013

El Nissan Leaf 2013 estará disponible con tres acabados, Visia, Acenta y Tekna. Un cambio muy importante porque te recuerdo que el primer Leaf sólo se ofertaba con un tipo de terminación y hay clientes que no tienen porque querer un coche con todos los extras instalados.

El acabado Visia es el más básico de los tres ofertados, pero no por ello falto de dotación y es que incorpora todo estos elementos:

  • Bluetooth
  • Pantalla táctil de 4.5 pulgadas
  • Llave inteligente i-Key
  • Aire acondicionado
  • Interior negro o gris
  • Luces de antiniebla delanteras
  • Cargador rápido CHAdeMO
  • Cargador de 6.6 kW (no comatible con recarga 32 amperios)
  • Llantas de acero de 16 pulgadas

Este será probablemente el Nissan Leaf 2013 que menos se venda, pese a ser el más barato y es que a mi gusto, le faltan tres "extras" muy importantes. El primero de ellos es el B-Mode, es decir, el sistema de retención que ayuda a recargar mucho más las baterías mientras circulamos, el segundo hace referencia a la imposibilidad de la carga de 4 horas, una característica a la que le veo mucho futuro, y el tercero es la falta del navegador con el sistema Carwings, del que hablaremos largo y tendido más adelante.

Nissan Leaf 2013

Pero quizás hay un cuarto elemento que es de vital importancia, y es que con el acabado Visia, tampoco tendremos la bomba de calor, un elemento que ayudará a que la autonomía del Leaf sea la esperada. Sin la bomba de calor, no esperes que los 199 kilómetros de autonomía del Nissan Leaf 2013 sean efectivos.

Si damos un vistazo a lo que nos ofrece el acabado Acenta, nos damos cuenta que estamos ante el que se coronará como rey de las ventas del Nissan Leaf 2013, por lo menos, es la terminación más racional añadiendo sobre el Visia:

  • Bomba de calor
  • Cargador interno de 6,6 kW compatible con recarga de 32 amperios
  • Cámara trasera en color
  • Encendido automático de las luces y los limpiaparabrisas
  • Control de crucero
  • Llantas de 16 pulgadas
  • B-Mode
  • Sistema de sonido con 6 altavoces
  • Pantalla táctil de 7 pulgadas con Sistema Carwings y navegación inteligente
  • Cristales tintados
  • Cargador remoto con activación de la calefacción
  • Carcasas de los retrovisores en el color de la carrocería

Aquí es cuando podemos decir que el Nissan Leaf 2013 puede ofrecer todo lo que debe ofrecer. Tecnología a raudales y la autonomía máxima con la que se ha homologado gracias a la bomba de calor y al B-Mode. Como puedes leer, poco equipamiento le falta y muy pocos compactos o vehículos similares ofrecen tanta cantidad de elementos tecnológicos

Nissan Leaf 2013

Con el acabado Tekna, dispondremos de la máxima dotación en materia de tecnología posible y es una terminación pensada para aquellos usuarios que valoren tener lo último de lo último:

  • Faros de LED
  • Equipo de sonido Bose con siete altavoces
  • Tapicería de cuero (opcional en los mercados nórdicos)
  • Around View Monitor
  • Llantas de 17 pulgadas

Todas las unidades que tenían en Oslo estaban equipadas con el acabado Tekna por lo que no se hasta que modo, las llantas de 17 pulgadas penalizaron en exceso el consumo o el equipo de sonido Bose, por ejemplo. Al tratarse de una breve toma de contacto no pudimos hacer este tipo de pruebas, aunque seguro que en unos meses te podemos ofrecer estos datos.

Nissan Leaf 2013, la importancia del sistema Carwings

Nissan Leaf 2013

Y te preguntarás, que es eso del Carwings, muchos lo conoceréis, pero vamos a analizar porque ha sido tan importante este dispositivo en la nueva generación del Nissan Leaf 2013. Básicamente, aunque ahora nos explayaremos un poco más, es un sistema que envía los datos de conducción de los usuarios a Nissan para evaluarlos. Así, han podido conocer, a parte de por encuestas, foros especializados y conversaciones, cuales eran los posibles puntos a mejorar para la segunda generación del Leaf. Interesante, ¿verdad?. Bueno, pues esto es sólo el principio.

El Nissan Leaf 2013 equipa una versión mejorada del sistema Carwings, que permite a los usuarios controlar de forma totalmente remota y empleando un smartphone o un ordenador, controlar algunos aspectos del Nissan Leaf 2013. Por ejemplo, podemos gestionar, de manera remota, la calefacción y el aire acondicionado e incluso, podremos programar el climatizador.

Esto es muy importante porque supone un ahorro de batería gracias a que si el coche está conectado a la toma de corriente y nosotros queremos que cuando nos vayamos a ir el habitáculo esté a 23 grados, por ejemplo, la energía empleada para esta función no la saca de la batería sino de la corriente.

Además, el GPS también ha sufrido algún cambio y ahora tiene un nuevo modo de ruta, el eco-routing que calcula automáticamente la ruta con menor consumo de energía considerando el terreno y evitando subidas fuertes para conseguir una conducción más económica. Pero en materia de usabilidad también ha mejorado, ahora incorpora el software Google Send-To-Car que permite al usuario planificar su ruta en el ordenador del hogar y transferirla posteriormente al coche.

Nissan Leaf 2013, ¿se notan todos los cambios a la hora de conducir?

Nissan Leaf 2013

Cuando estaba en el avión de camino a Oslo, pude tener una charla con un responsable de Nissan que me estuvo contando todos los cambios que se habían producido, el nuevo modo Eco, la renovada dirección, etcétera, todos los cambios que te conté en la primera parte y que ahora podrás saber si se notan o no.

Para comenzar, al subirse al Nissan Leaf 2013, lo primero que uno nota es que estamos ante un interior mucho más convencional, habrá quien le gusten los interiores en tonos claros, pero sinceramente, quedan bonitos y ya. Si puedo elegir, lo prefiero negro y que Nissan haya reculado y ahora se ofrezca en un tono más acorde con un vehículo convencional hace que haya ganado muchos puntos, al menos, para mi.

Presiono el botón de arranque y no se escucha nada, es una característica muy importante y hay que mirar al cuadro digital a ver si está encendido. Lo recalco porque hay que acostumbrarse a no escuchar nada, ni al arrancar, ni al conducir, se tarda poco, pero hay que hacer un pequeño esfuerzo inicial. Coloco los retrovisores, ajusto el asiento y el volante y me pongo en marcha.

Nissan Leaf 2013

Hay que tener en cuenta que estamos ante un motor con 109 caballos de potencia y un par de 254 Nm disponibles de las 0 rpm hasta las 10.500 y que si bien no permite unas grandes dosis de aceleración, 11,5 segundos en el 0 a 100 y 144 kilómetros hora de velocidad máxima, si que consigue que disfrutemos de cada kilómetro recorrido. ¿Por qué? porque es de los pocos vehículos que te anima a ser eficiente y ahora mismo, eso engancha.

Primera sensación, la dirección. Ya no parece que estemos ante un volante de videojuego y si ante uno convencional. El endurecimiento de la dirección, al menos para el conductor europeo, es otro de los puntos más interesantes y que más se ha criticado. Sigue siendo algo raro estar a los mandos de un Nissan Leaf 2013, la dirección informa de prácticamente nada, pero ofrece algo de resistencia, que no retorno, y hay que tener cierto tacto con el acelerador, me explico.

Hay que acostumbrarse a disponer de toda la fuerza del motor a cualquier velocidad, y eso puede estar muy bien, da mucha tranquilidad a la hora de realizar un adelantamiento, pero hay que tener cuidado con la autonomía, que se puede esfumar en un trayecto muy corto. Es por eso, que en en Nissan han instalado una segunda posición para el acelerador, y si presionamos éste hasta el fondo, dispondremos de esta fuerza, sino, es bastante dosificable.

Nissan Leaf 2013

Lo más destacable, es que pese a estos cambios que requieren cierta curva de aprendizaje, conducir un Nissan Leaf 2013 es bastante parecido a hacerlo con un coche convencional con una transmisión automática.

Pero sigamos con los cambios. El nuevo modo Eco, que está accesible desde un botón situado en el volante, será efectivo tanto en el B-Mode como en el convencional y sirve para aumentar ligeramente el consumo. ¿Cómo? Pues muy fácil, le resta potencia al motor y de esta manera se pueden tener unos 4-5 kilómetros más de autonomía. Este modo, unido al B-Mode, son en gran medida, los artífices del citado aumento de la autonomía hasta los 199 kilómetros.

Para poner a prueba al Nissan Leaf 2013, la organización nos reservó tres trazados, uno urbano y corto para disfrutar de las ventajas de conducir un coche 100% eléctrico por Oslo, un segundo con una duración de 1 hora que mezclaba ciudad con algo de carretera abierta, y un tercero, que tenía una duración de 2 horas y 30 minutos, con el que se podían recorrer los lugares más emblemáticos de Oslo y disfrutar de las autovías. La combinación de estos tres recorridos nos permitieron comprobar como se desenvuelve el Nissan Leaf 2013 en prácticamente cualquier ámbito. Eso si, nos reservamos para una prueba más a fondo, un test real de la capacidad de la batería, aunque aviso, que quedé gratamente sorprendido por esos kilómetros de más, tanto, que pude realizar con el Nissan Leaf 2013 181 kilómetros sin parar a repostar. Teniendo en cuenta que el recorrido medio es de 70 kilómetros, tenemos el coche perfecto para todo, menos para viajar.

Nissan Leaf 2013

Quizás, el recorrido más llamativo fue el largo, ya que pudimos subir un pequeño puerto de montaña hasta llegar a la pista de salgo de ski. Y hablo de un pequeño puerto de montaña porque el desnivel era muy elevado y la sucesión de curvas lentas con cuestas muy pronunciadas hizo que la autonomía descendiera mucho, nada alarmante porque en la bajada pudimos recuperar la práctica totalidad de la energía gracias al B-Mode del Nissan Leaf 2013. Aunque tengo que reconocer, que lo tuve que desconectar en alguna ocasión porque pecaba de retener en exceso y reducir demasiado la velocidad.

El otro componente que más se podría notar es que las suspensiones son algo más firmes, sinceramente, sin tener una referencia cercana del modelo anterior, es muy complicado juzgarlo. Pero hay que reconocer que absorbe perfectamente los baches y el firme irregular y que en el momento en el que se le exprime un poco más allá, como en un puerto de montaña, el balanceo es muy ligero y no da síntomas de que estemos ante un vehículo que pesa más de 1.400 kilogramos. En este aspecto, el Nissan Leaf 2013 cumple a la perfección y el confort del que hace gala no se ve desmerecido por la agilidad del Leaf.

En ciudad, conducir un Nissan Leaf 2013 o cualquier eléctrico, es una auténtica gozada, no hay ruido, no hay vibraciones, y se puede mantener una conversación muy agradable sin tener que elevar el volúmen de la voz. Y esto hacerlo en un vehículo que tiene una calidad de terminación tan elevada, al menos con la terminación Tekna, hace que te sientas un auténtico privilegiado.

Nissan Leaf 2013

Pero tengo que decir que cuanto más se conduce el Nissan Leaf 2013 más engancha. Más engancha ser eficiente y jugar a conseguir arbolitos de eficiencia. De los cinco posibles, me quedé en cuatro y dos rallitas del quinto, un dato que creo que está muy bien y que conseguí sin hacer grandes esfuerzos, por lo que un poco de cuidado con el acelerador y anticiparse lo máximo posible a las condiciones del tráfico es hasta divertido en un Nissan Leaf 2013.

La habitabilidad de las plazas posteriores, como ya comenté en la primera parte, es algo mayor. Pero sin tener una referencia cercana en el tiempo del anterior Nissan Leaf es complicado valorar si se aprecia el cambio. Lo importante, es que es muy amplio y cómodo, pese a tener que llevar las rodillas algo más altas que en un turismo convencional.

Nissan Leaf 2013

Fueron casi 8 horas las que pudimos pasar conociendo y probando al nuevo Nissan Leaf 2013, un vehículo que ha recibido 100 cambios y que muchos han sido realizados para que conducir sea una experiencia mucho más placentera y adictiva. Personalmente, vuelve a ser uno de los candidatos favoritos a coche del año, no por su renovación sino por significar la renovación de una apuesta importantísima por parte de Nissan en el sector del automóvil.