Siempre hemos defendido que las marcas diversifiquen sus productos al máximo, sobretodo por el hecho de que cada cliente puede encontrar un modelo en un segmento concreto bajo una marca concreta. Y posiblemente en los próximos años veamos que este hecho se vaya a potenciar dadas las nuevas plataformas modulares que hoy en día se están desarrollando. Sin embargo, en marcas como MINI no acabo de ver esa diversidad que en otras si están llevando a cabo con un mejor éxito. Es por ello que ¿debería MINI dejar morir algún que otro modelo?.

MINI John Cooper Works Coupe

Esta pregunta que hoy nos paramos a reflexionar profundamente, no es la primera ni la última que nos surge estos días dada la cantidad de modelos que acumulan las marcas de coches. Pero quizás en el caso de MINI aún sea mas agravante por el hecho de que incluso en el interior los modelos son prácticamente calcados. Unos modelo que ya necesitan un cambio de look de forma urgente, y del que ya tenemos las primeras imágenes de lo que podremos esperar en la nueva generación. Y es que una marca como MINI que tiene tanta tradición en el mundo de la automoción, debería quizás replantearse si están haciendo las cosas bien o no, sobretodo a tenor de las cifras de ventas que la firma británica tiene hoy en día, ya que hasta el 75% de estas ventas las acumulan los MINI Cooper (techo duro) y Countryman. Este es un hecho que ha evidenciado el propio Vice Presidente de MINI para USA, Jim McDowell, quien ha advertido que:

Cuando empecemos a reemplazar los actuales modelos, pienso que exactamente no vamos a reemplazar cada modelo.

Evidentemente Jim McDowell no ha hecho mención a ningún modelo en concreto de la siguiente generación, pero pienso al igual que él que debería haber mas diferenciación en el estilo y diseño de cada modelo ya que modelos como el MINI Coupe, Clubman y el novedoso Paceman darían para una reinterpretación de sus diseños de forma global más agresiva. En mi opinión esto no significa que MINI debería dejar de diversificarse, ya que pienso que en los actuales segmentos en los que se encuentra MINI están perfectamente justificados y tienen toda la lógica del mundo, sino que el principal problema es ofrecer mas de lo mismo en cuanto al diseño de cada modelo. Marcas como BMW, Mercedes y Audi hacen lo mismo, tratando de no perder su esencia, y si bien hay modelos dentro de cada una de estas tres marcas que se parecen mucho, uno cuando entra al concesionario tiene mas o menos claro que comprar. Y esto en MINI al contar con diseños tan similares, podría hacer que uno piensa en comprarse un Countryman y salga con un Clubman. ¿O no os ha pasado a vosotros?.