Hace unos meses analizamos hasta que punto puede suponer un problema para la red eléctrica la masificación del vehículo eléctrico. Un hecho que ocurrirá en unos años y para que no suponga un problema ya están naciendo productos que quieren ofrecer una solución, uno es Domocell, un proyecto de I+D+i con el que se pretende racionalizar el empleo de la energía.

domocell

Para comenzar, quiero recordarte una oración: Cuidado con poner mucho el aire acondicionado en verano porque puede dar lugar a una sobrecarga en el suministro eléctrico. ¿Te suena?. Durante años hemos escuchado este tipo de frases en los medios de comunicación tradicionales avisándonos que la red eléctrica podría sufrir en verano por el empleo de los aparatos de aires acondicionados. Bien, pues cambia aire acondicionado por vehículo eléctrico. El problema puede ser el mismo.

Y para solucionarlo sin tener que hacer grandes obras están naciendo proyectos muy interesantes que se centran en controlar la recarga para que la red no corra el riesgo de no disponer de los recursos suficientes. Un problema que es grave a nivel local de subestaciones o centros de transformación y que podría suponer la caída de la red eléctrica.

domocell

Suena brusco, pero dentro de unos años, cuando se vendan más de 500 vehículos eléctricos al año, seguro que se puede convertir en un problema. La infraestructura de puntos de recarga debe disponer de un sistema de arquitectura inteligente que optimice la gestión de la energía. Domocell sería este sistema encargado de gestionar la energía y las recargas para que la infraestructura eléctrica no sufra.

domocell

Desde nuestro smartphone podremos controlar por completo el proceso ya que el usuario selecciona el modo de recarga, el tiempo que permanecerá el vehículo conectado, cantidad de energía que desea recargar o los kilómetros equivalentes. Bajo estos criterios, Domocell selecciona los rangos horarios más ventajosos para el cliente ofreciendo la hora de inicio de la recarga y el coste que tendría la misma. Así, también podemos ahorrar y es que nos da igual que el coche se recargue de 4am a 8am o de 11pm a 4am, al final, tendremos el vehículo completamente cargado a la hora que le digamos, haciendo un uso racional de la energía y ahorrando unos céntimos en cada recarga.

Pero esto no sería posible sin el sistema de comunicaciones M2M que es compatible con el PLC para que la cobertura en garajes y sótanos sea máxima. Así, todos los puntos de recarga se comunican con un concentrador con comunicación de larga distancia empleando 3G o ADSL. Y todo esto empleando una plataforma M2M, para que la fiabilidad de la comunicación y de la información enviada sea lo más elevada posible. Lo interesante es que con este sistema se pueden monitorizar todos los elementos que conforman la red, hasta los puestos de recarga, y poder recibir un diagnóstico de su estado.

domocell

Bien, ya sabemos que se puede elegir un rango de horas para que la recarga sea más barata y adaptada a nuestras necesidades, además de poder controlar todo el proceso desde nuestro smartphone. Pero lo interesante es que el sistema gestiona las recargas de manera inteligente y ordenada para evitar un colapso de la red eléctrica. Entre las tareas de Domocell está la de poder aplanar la curva de demanda para hacer más eficiente la tarea de recarga.

Con el sistema de gestión de la energía de Domocell, se podría llegar a gestionar unos 6 millones de vehículos eléctricos en 2020 sin tener que realizar grandes obras en materia de infraestructura y empleando, en la medida de lo posible, energías renovables. Ya hay ayuntamientos, como el de Aranjuez, que están realizando programas piloto para comprobar las bondades de este tipo de sistemas de gestión de la energía y si realmente es tan interesante como lo que parece, ten seguro que sino es Domocell, será otro similar, el que se encargue de esta tarea. En total han probado 25 vehículos eléctricos, desde prototipos hasta los más conocidos como el Renault twizy y el Nissan Leaf.

domocell

El objetivo de Domocell es maxificar los recursos disponibles y evitar la acometida de grandes obras, la construcción de acumuladores de energía y que la llegada del vehículo eléctrico no suponga un trauma para la red eléctrica española.