El imparable crecimiento del vehículo eléctrico, o mejor dicho, aunque sus ventas no estén en pleno auge, cada vez hay más por la calle y esto está comenzando a ser un asunto importante para la red eléctrica, de hecho, en Francia, están analizando la cuestión para ver el impacto que podría tener una llegada masiva de coches eléctricos.

Crecimiento del vehículo eléctrico

Este caso es extrapolable a la práctica totalidad de países, por eso en MotorFULL he querido analizar la situación a la que nos enfrentaríamos si dentro de, por ejemplo 10 años, el número de vehículos eléctricos se multiplica por 5, por 10 o más aún. No os penséis que es complicado, de hecho, no vería tan descabellado esta situación, sino es un incremento mayor.

La cantidad de vehículos eléctricos que está soportando la red eléctrica española es un dato que no se puede saber con total certeza ya que en el cómputo de este tipo de coches se incluyen los híbridos, que no siempre necesitan el apoyo de una recarga. Pero para nuestro pequeño análisis, vamos a incluirlos, poniéndonos en una situación peor de la que estamos pero para ser todavía más conscientes. Según Anfac, el 1,5% del parqué automovilístivo corresponde a este sector, es decir, de los algo más de 22 millones de turismos que circulan por españa, habría unos 330.000 vehículos híbridos y eléctricos.

Crecimiento del vehículo eléctrico

Consideremos, que la práctica totalidad de ellos son híbridos y en la mayoría de los casos no enchufables. Ahora están teniendo un particular repunte gracias al Toyota Prius Plug-In, pero poco más. Y los que son 100% eléctricos no viven el momento dulce que sus responsables esperaban, durante el mes de Marzo, por ejemplo, sólo se vendieron 2 Nissan Leaf en España, 2, y 7 en los tres primeros meses del año. El resto de las marcas van por el mismo camino, por lo que actualmente no es un problema.

Pero para este tipo de situaciones hay que poner la vista 15 años en el futuro, y creo que todos coincidimos en que el número de vehículos eléctricos o que necesiten recargar sus baterías con ayuda de la red eléctrica, será mucho mayor. Yo auguro un crecimiento interesante incluso el próximo año gracias a la llegada del Renault Zoe y de una nueva variante del Plan de incentivo MoVeLe.

¿En que puede afectar un crecimiento del vehículo eléctrico?

Para comenzar, creo que todos recordamos las típicas campañas veraniegas en las que se pide prudencia con el empleo del aire acondicionado en las casas porque la red no está preparada para soportar tanta carga en un momento, los conocidos como picos de tensión.

Crecimiento del vehículo eléctrico

Pues imagínate si también hubiera, por ejemplo, 100.000 vehículos cargando sus baterías empleando los conectores de carga rápida, o peor, ponte que dentro de 10 años existan 300.000 vehículos de estas características. No sería descabellado cuando hasta Porsche está apostando por esta tecnología y cuando dentro de no mas de 1 año llegará una batería de vehículos enchufables para echarse a llorar.

Éste es el principal problema, que no se pueda abastecer la demanda puntual por los grandes picos de consumo. En una entrevista concedida a Reuters, Olivier Grabette, director de I + D de RTE, confirmó que si el parqué automovilístico francés se incrementa con unos 2 millones de vehículos que necesitan estos servicios para 2020, el consumo total anual de electricidad francesa aumentarían entre un 1 y un 3 por ciento.

Crecimiento del vehículo eléctrico

Y añadió que efectivamente, un aumento tan minúsculo en términos absolutos en inapreciable, pero si esos 2 millones de vehículos se conectaran en un mismo periodo, es decir, a las 8 de la noche cuando lleguen a casa, el pico de demanda podría suponer, incluso empleando el cargador lento, un aumento de entre 3 y 6 gigavatios al pico de demanda. Un problema muy grande si se produce en momentos algo delicados, como en verano.

En España pasaría exactamente lo mismo, y recuerda, las estimaciones en nuestro país hablan de un gran crecimiento en los próximos años de este tipo de vehículos, pero es que en Francia se manejan unas cifras algo mayores que hablan ya de unos 2 millones de turismos dependientes de la electricidad matriculados. Las previsiones a veces se equivocan, pero hay que tenerlas presentes.

Es sin duda, un problema que debería estar sobre la mesa del Ministerio de Industria y que debería plantear a todas las empresas amigas, digo a las eléctricas, la cuestión, porque tomar medidas ahora sería un paso de gigante en la revolución que está viviendo el sector, lenta, pero es una revolución.

El crecimiento del vehículo eléctrico supone el inicio del abandono de la dependencia del petróleo, un camino muy largo, cargado de incógnitas pero con un objetivo muy claro, el respeto, por encima de cualquier cosa, del medio ambiente. ¿Estamos ante una utopía? El tiempo dirá.