Ponerse al volante de uno de los mejores compactos premium del mercado es siempre una experiencia muy satisfactoria y por eso esta prueba del Volvo V40 T4 R-Design era para mi muy especial porque tras haber tenido la ocasión de subirme al V40 pero con otros acabados, llegaba la hora de comprobar si el paquete R-Design era tan espectacular como parece, ¿te subes conmigo?

prueba del volvo v40

Nuestra unidad estaba más que equipada, y no sólo con un propulsor muy interesante del que dentro de unos párrafos podrás leer mi análisis, sino porque la cantidad de elementos opcionales con los que contaba este V40 era de los que asustan, tanto que quisimos poner a prueba uno muy interesante, el Park Pilot Assist, es decir, el sistema de aparcamiento automático. Para ir haciéndote la boca agua aquí te dejo con un vídeo en el que puedes ver como pusimos a prueba su funcionamiento. Dale al play pero recuerda, esto no ha hecho más que empezar.

Un exterior atractivo, dinámico y con un carácter deportivo

Por sus dimensiones, se coloca un mini peldaño por encima del Mercedes Clase A, el verdadero contrincante del V40. Mide 7,7 centímetros más de largo, 1,2 más de anchura y es 2 milímetros más alto, pero por contra tiene una batalla algo menor así como la anchura del eje delantero y del trasero. En el aspecto práctico, no se nota esta diferencia, pero ahí está y había que comenzar haciendo alusión a esto.

prueba del volvo v40

La unidad que el departamento de prensa de Volvo nos cedió por espacio de una semana estaba pintada en color rojo sólido, que unido a las características llantas del paquete R-Design, eso sí, en 18 pulgadas calzadas sobre neumáticos Michelin, que durante la prueba no dieron ningún síntoma de desfallecimiento. El resto del paquete deportivo, paragolpes delantero y trasero, la doble salida del tubo de escape y las taloneras consiguen que la imagen familiar que puede llegar a proyectar el V40 en las fotografías se contrarreste totalmente con lo que realmente transmite. De hecho, mucha gente se te quedará mirando si vas por un núcleo urbano y es que si ya es difícil ver un V40, si está pintado en color rojo y tiene el paquete R-Design, así más aún. Y lo mejor de todo, es visualmente muy atractivo gracias a esta combinación de líneas curvas de su frontal con el afilado toque del paquete deportivo.

prueba del volvo v40

En la vista lateral, la gran inclinación del pilar A y la caída del pilar C consiguen que la sensación de estar ante un coche salpimentado con esencias de deportivo se acentúe todavía más, y se añadimos las mencionadas llantas pintadas en negro y aluminio y la prominencia de los focos posteriores en esta vista, consiguen que la fluidez de sus líneas nos haga recordar que Volvo no sólo es capaz de realizar vehículos muy completos, sino también enfocados a un público más juvenil. Además, el alerón posterior, de reducidas dimensiones pero que se integra a la perfección en esta estética más jovial, no hace más que confirmar que no es un Volvo al uso, sino el que desearían la mayoría de los jóvenes que ronden los 30 años con un poder adquisitivo alto y que tengan en su mente ampliar la familia, y es que en nuestra prueba del Volvo V40 pude comprobar como es perfectamente apto para llevar hasta dos niños en las plazas traseras manteniendo la seguridad de todos sus ocupantes. No es de extrañar que no se venda una variante con tres puertas y es que con ésta se suplen las necesidades de cualquier conductor.

prueba del volvo v40

En la zona posterior, el portón pintado parcialmente en negro aumentando la sensación de tener un cristal trasero más grande y los pilotos recortados en su parte inferior y con un abombamiento en su zona central ayudan al paragolpes deportivo que emula un difusor trasero y a las dos salidas de escape a completar el aspecto deportivo del Volvo V40 R-Design.

Interior de calidad al estilo sueco

Y de un exterior llamativo y dinámico a un interior sobrio, de calidad y muy bien rematado. Y para mi son estas tres palabras las que deben definir el interior de todo Volvo, aunque en un V40 y sobre todo, viendo su exterior, te esperan algo acorde, pero no. Si has podido montar en un S40 o incluso en un S60, notarás un diseño mas o menos similar y al que se le pueden encontrar muchos peros, caso del volante, de un tamaño muy grande, y el hueco portaobjetos situado detrás de la consola central, que es incómodo, muy incómodo, y la extraña trampilla para cerrar el hueco situado en el túnel central, que parece sacada de un Volvo de hace 25 años.

prueba del volvo v40

Por lo demás, la calidad y los acabados muy bien rematados se convierten en la tónica general y en nuestra prueba del Volvo V40 pude comprobar que el diseño es ultrafuncional. La consola central asusta por la innumerable cantidad de botones con los que cuenta y si bien se requiere un pequeño tiempo de aprendizaje, algo que no me ha ocurrido con el nuevo BMW Serie 1 o el nuevo Audi A3, al final de la prueba me resultó un sistema cómodo. Las cuatro ruletas engloban la mayoría de las funciones del complejo sistema multimedia, mientras que el resto de botones se dedican a la realización de tareas secundarias, como activar o desactivar los controles y ayudas a la conducción, al control del teléfono móvil y al del sistema de climatización.

prueba del volvo v40

Quiero detenerme un un apartado que me llamó poderosamente la atención, y al que le tuve que dedicar bastante tiempo para comprender como funciona. Te hablo del navegador y del sistema multimedia. Nuestra unidad equipaba un completo paquete de elementos opcionales y entre ellos estaba el sistema multimedia más completo de Volvo, que incluye tomas auxiliares, bluetooth, navegador, etcétera. Bien, pues este dispositivo es lo que podría definir como lo contrario a lo intuitivo y es que es complicado y sobre todo, lento en su funcionamiento. Navegar por las carpetas de un iPod se convierte en una tarea que debe realizar el acompañante, introducir una dirección en el completo GPS requiere de una gran concentración y encontrar un contacto en la agenda telefónica es complicado. Estas tareas deberían ser muy sencillas puesto que es lo más repetido, pero no, en Volvo tienen aún que mejorar este dispositivo y aunque dentro de unos meses llegará la renovación, habrá que probar si sigue pecando de esta característica.

prueba del volvo v40

Nuestra unidad, acabada con el paquete R-Design presume de una consola central que es recorrida por una franja gris y un perfil de color azul a juego con el logotipo R-Design. Además, el volante y sobre todo, los asientos, imprimen a este soso interior un toque moderno y deportivo. El cuero es de la mejor calidad y los plásticos del salpicadero soportarían sin problemas el paso del tiempo y de los kilómetros sin inmutarse, y es en este espacio donde más tiempo se pasa así que es normal que la calidad sea el distintivo por bandera que ha escogido Volvo para que califiquemos esta unidad.

prueba del volvo v40

En materia de habitabilidad, las plazas delanteras gozan de mucho espacio, tanto para las piernas como entre los asientos, y los ocupantes de las plazas posteriores pueden realizar un viaje sin problemas. En esta prueba quise testar este aspecto y realicé un viaje con cuatro ocupantes, cinco en total contándome a mí, y si bien fue un recorrido de unos 120 kilómetros, las tres personas que ocupaban las plazas posteriores notaron la estrechez de esta zona, aunque la comodidad fue el toque dominante. Si bien, cinco adultos viajan bien, la plaza central es algo incómoda y resulta dura si se pasa mucho tiempo sentado.

prueba del volvo v40

La esfera del cuadro de instrumentos es totalmente digital y se puede cambiar desde el estilo, hasta la información mostrada por el ordenador de abordo. Su visibilidad es más que correcta incluso cuando incide directamente el sol, un aspecto que me preocupaba mucho de este tipo de pantallas, pero que en el V40 han solventado perfectamente. Además, visualmente es muy atractiva y parece que estás ante una recreación de un videojuego más que ante un sofisticado sistema de información.

prueba del volvo v40

El volante, si bien es grande, tiene una dotación en materia de botones destinados al control del coche y del sistema multimedia muy elevado, así como el control y el limitador de velocidad. El acabado R-Design se deja notar en el acabado en aluminio de su parte inferior y consigue dar ese toque juvenil que necesita, aunque se queda en eso, en un toque alegre abrumado por la sobriedad del resto del conjunto.

prueba del volvo v40

El techo solar panorámico, las costuras del cuero que recubre las puertas en color blanco, la gran dotación de huecos portaobjetos y una palanca de cambios iluminada son el resto de elementos que llaman la atención en este interior tan serio.

prueba del volvo v40

Si abrimos el maletero, nos daremos cuenta que no estamos en un espacio muy amplio, y es que cuenta con tan sólo 335 litros de capacidad, y podría llegar hasta los 1.032 si se abaten todos los asientos. Nuestra unidad incluía una red de protección a los pasajeros de las plazas delanteras para evitar que algún objeto pudiera lastimar al conductor, un detalle made in Volvo que denota la importancia de la seguridad para el fabricante sueco.

Una mecánica interesante y un comportamiento muy divertido

Y llegamos al análisis mecánico del V40, un coche que te recuerdo emplea la misma plataforma que el Ford Focus, de ahí que su tamaño sea tan similar. Nuestra unidad equipaba el motor T4, un propulsor alimentado con gasolina que desarrolla 179 caballos de potencia a 5.700 rpm. La cifra de par es de 240 Nm y tiene una gran banda de utilización ya que es plenamente funcional desde poco más de las 1.500 rpm hasta algo más de las 5.500, donde ya pierde todo lo entregado.

prueba del volvo v40

La situación del motor es delantero en posición transversal, tiene cuatro cilindros en línea y un cubicaje de 1.596 centímetros cúbicos con una relación de compresión de 10 a 1. Siguiendo por el apartado técnico, la culata está realizada en aluminio, al igual que el el bloque, el diámetro por carrera es de 79,0 x 81,4 milímetros y tiene inyección directa con turbo y dos árboles de levas en la culata. Además, cuenta con el entorpecedor Start & Stop, que es totalmente desconectable, algo que realicé en el minuto 1 ya que en el V40 es un sistema lento. En materia de suspensiones, el V40 equipa en el eje delantero una configuración de Tipo McPherson mientras que en el eje posterior se ha confiado en un paralelogramo deformable.

Si damos un vistazo a su ficha técnica te sorprenderá que oficialmente hace el 0 a 100 en 8,5 segundos, y que tan sólo consume de media 6,1 litros, algo que analizaré más adelante, y que te aviso, es muy complicado ver esa cifra en el ordenador de abordo, sino imposible.

prueba del volvo v40

En esta prueba del Volvo V40 T4 R-Design equipado con la caja de cambios automática de seis velocidades y doble embrague PowerShift quise centrarme en si los datos ofrecidos por Volvo eran ligeramente reales y si el buen hacer sueco lo podía encontrar por algún lado. Bien, aclaremos un aspecto importante, el paquete R-Design no modifica ningún elemento mecánico o técnico del coche por lo que estamos ante un paquete exclusivamente estético.

Bien, nada más arrancar el motor es muy complicado apreciar vibraciones gracias en parte al gran trabajo realizado por Volvo para insonorizar el habitáculo. Además, de los tubos de escape no sale un sonido, digamos diferente, y es que tener el apellido R-Design no quiere decir que estemos ante un acabado deportivo de primer nivel sino ante una preparación estética. Algo que se soluciona en parte con la caja de cambios de doble embrague, que aunque le faltan unas levas en el volante para poder realizar una conducción algo más agresiva, se comporta muy bien en cualquier ámbito.

prueba del volvo v40

Algo que ya me ocurrió cuando probé el Volvo V40 equipado con el motor D2 es que la dirección está muy asistida y parece que las ruedas floten en apoyos de cambios algo bruscos, una sensación que volví a tener con este T4. Y me explico, la forma de abordar las curvas con cierta efectividad con este modelo es algo peculiar y no basta sólo con meter un poco el morro sino que hay que jugar ligeramente con el cambio de pesos para poder trazar sin perder mucha tracción, y es en esa situación donde la dirección deja de informar correctamente sobre lo que sucede bajo los pies. Eso sí, este no es el hábitat del V40, aunque pueda parecer lo contrario. El acelerador es muy directo y gracias al turbo, salir de una curva a gran velocidad es muy sencillo y hace que conducir rápido sea un juego de niños, además, los frenos, si bien no ofrecen una gran mordida, resistieron sin problemas un pequeño tramo de montaña. Y es que es un vehículo capaz de sacarte una pequeña sonrisilla.

El hábitat natural de este pequeño cordero con piel de lobo, sí, está escrito así a propósito, son las autovías, donde puedes recorrer kilómetros y kilómetros sin notar ni un sólo síntoma de fatiga. Aquí, además, gracias a las ayudas a la conducción: mantenimiento de carril, avisador de objetos en el ángulo muerto, control de velocidad adaptativo, sistema de frenada de emergencia, etcétera etcétera, uno puede relajarse en exceso.

prueba del volvo v40

Como decía anteriormente, el V40 es ante todo un devora-kilómetros gracias a una sonoridad muy baja, a una respuesta al acelerador muy rápida y a su caja de cambios de doble embrague, por lo que sólo tienes que controlar el volante y es que configurando bien el V40 es posible hacer un viaje sin nisiquiera tocar el acelerador y el freno, una maravilla de la tecnología a la que uno se acostumbra muy rápido. Y tengo que reconocer que me hubiera gustado realizar más kilómetros o incluso un viaje algo largo para poder evaluar este apartado con mayor precisión, pero para mí, el V40 T4 es un coche pensado para largos viajes, trayectos por autovía, escasas incursiones en la ciudad y algún puerto de montaña donde exprimir un poco su motor.

Y no es un coche pensado para la ciudad principalmente por algo que les pasa a todos los Volvo, su amplio radio de giro y es que hay algunas calles de Madrid por donde es complicado maniobrar e incluso tuve algún problema en mi garaje particular por este motivo.

prueba del volvo v40

En mi recorrido habitual para establecer un consumo medio realista, es decir, un trayecto con un 80% de autovía y un 20% de recorrido en ciudad, el V40 no se acerca ni por asomo al consumo declarado, y fui incapaz de hacerlo bajar de los 8,2 litros a los 100. Es entrar en la ciudad y el consumo se dispara del orden de 1,5 litros a los 100 y creo que es en parte por la caja de cambios, que en ciudad es algo lenta y torpe y puede estirar la primera marcha hasta las 5.000 rpm en alguna ocasión, siempre con el modo D accionado. En cambio, circulando por autovías el consumo se puede reducir hasta los 6,5 litros si es es muy cuidadoso con el acelerador y previsor con la situación de la carretera, aunque lo normal es que ronde los 7 litros.

prueba del volvo v40

Te podrá parecer que el motor T4 con 179 CV se puede quedar corto, y no es así, pero en la primera impresión noté que no ofrecía todo lo que debería desarrollar, eso se debe que en el modo D, la caja de cambios penaliza las prestaciones del motor y si no seleccionamos el modo S o el manual no podremos notar lo que de verdad ofrece esta mecánica. Y eso podría hacerte pensar que es para optimizar el uso de la gasolina, pero no lo creo porque es realmente tragón y eso que es sólo un 1.6 litros.

Tecnología aplicada a la máxima seguridad

Pero cabe recordar que el V40 está pensado para devorar kilómetros y fruto de ello es que su dotación en materia de seguridad es la más elevada del segmento. Y para ello sólo pude poner a prueba el sistema de frenada de emergencia ya que tener un accidente para ver si los airbags funcionaban tan bien, o atropellar a un peatón para que compruebe la eficacia del airbag de peatones me parecía algo fuera de lugar. Eso sí, mira estos dos vídeos:

Ahora que has visto estos dos últimos apartados, hablemos del sistema de frenada de emergencia, un dispositivo que pude poner a prueba en dos ocasiones. Para la primera empleé dos cajas que coloqué en una calle sin tránsito de vehículos, a una velocidad de 30 kilómetros hora, el sistema es capaz de frenar el vehículo con decisión, quizás demasiada y es que parece que no va a frenar pero en el último momento detiene el coche. Para la segunda, que tengo que reconocer que fue sin realizarlo a propósito, sucedió con una barra de seguridad de un aparcamiento, y es que la toma para sacar el tíquet estaría más cerca de lo normal de la barra y directamente el coche frenó pensando que tendría un accidente. Eso por ejemplo a los ocupantes que llevaba en el coche les sorprendió poderosamente porque me volvió a suceder circulando por una calle céntrica de Madrid infestada de volardos y que al ser las calles tan estrechas el sistema frenó una vez. Y esto para mi supone un problema ya que el coche que me seguía estuvo a punto de darme un golpe por la mencionada brusquedad de la frenada.

prueba del volvo v40

Como decía, el V40 parece que se pudiera conducir sólo ya que es capaz de mantener la trayectoria en una autovía gracias al sistema que te mantiene en el carril y es capaz de mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede y variar la velocidad, tanto frenar como acelerar. Da miedo soltar las manos del volante, pero es increíble ver como todos los dispositivos funcionan a la perfección y como el coche parece comprender lo que sucede delante de él.

9/10

Mi opinión personal es la de sorpresa por este coche y es que durante la prueba del volvo V40 T4 el coche no dejó de sorprenderme, si bien le noté ciertos fallos que para mí son muy importantes, caso del amplio radio de giro o de un maletero algo escaso para el propósito al que se destina, si que me pareció uno de los mejores compactos premium. Y lo puedo afirmar tras probar el Audi A3 y el BMW Serie 1, aunque creo que el real competidor es el Mercedes Clase A, un vehículo que aún no he podido probar, pero que seguro que lo podré hacer dentro de poco. Por el momento, está un peldaño por encima del Serie 1 tanto por calidad interior como por oferta de precios, que es ligeramente superior al modelo alemán.