La calidad de los coches de Audi es bien conocida por todos desde hace un tiempo, y de nuevo, hemos tenido oportunidad de comprobarlo en primera persona, ya que hemos estado probando el Audi A5 Cabrio.

Audi A5 Cabrio

Lo primero que te puede pasar por la cabeza es pensar que un descapotable no está pensado para este tiempo, ¿quién en su sano juicio iba a descapotarse con temperaturas bajas? Pues algún loco hay, como nosotros.

La versión que tuvimos la oportunidad de probar incorpora un motor TDI de 2 litros, que da un total de 177CV de potencia, mismo motor que ya tuvimos la oportunidad de probar en el Audi A4. Como en el resto de los coches de la marca alemana, encontraremos un vehículo que es cómodo y divertido de conducir. Pero en este caso tiene un factor importante y diferenciador, es un descapotable, una opción que no es válida para todo el mundo, pero aquel que la elige, sabe muy bien lo que busca.

Descapotable, ¿sólo para el verano?

Obviamente el verano o en primavera con temperaturas agradables es el momento idóneo para descapotarse, pero también se puede hacer con temperaturas más bajas. Pero de vez en cuando. Evidentemente hará más frío, pero en las plazas delanteras se va bastante bien, depende de la altura que se tenga nuestra corinilla puede sufrir más o menos. Pero realmente no se va mal y si circulamos con los elevalunas subidos o bajados las sensaciones serán buenas. Quienes lo pueden tener peor son los ocupantes de las plazas traseras, que están más expuestos al viento por la propia posición.

Audi A5 Cabrio

La capota hace mucho en el aspecto exterior del coche, haciéndolo muy llamativo y que muchas personas se fijen en el aun llevándolo cerrado. El efecto de esta en la parte superior del coche es notable y nos puede parecer que estamos ante un coche diferente por las dimensiones de esta, respecto a la versión normal. Por lo demás su aspecto exterior no cambia demasiado, seguimos encontrando las líneas habituales del A5 y de Audi.

Los efectos de la capota en la conducción no se notan demasiado. La sonoridad es buena y puede pasar por un coche completamente cerrado durante prácticamente todo el tiempo, donde más lo notaremos será en túneles, lo cual es normal ya que el sonido dentro de estos rebota y se amplifica. El viento también se nota un poco más, pero no es molesto y se puede conducir perfectamente durante grandes distancias

Audi A5 Cabrio

Interior habitual de Audi

El interior de este coche nos recordará a cualquier otro Audi. No hay diferencias aparentes más allá de las que podamos elegir cuando pidamos el vehículo. Como es habitual en la marca alemana las calidades de todos los materiales son muy buenos, así como la distribución de todos los controles.

Otra cosa que podemos pensar cuando vemos un descapotable es que el espacio que tenemos dentro es pequeño. Así es, es más pequeño que un cuatro puertas o una versión normal, pero quien se compra este coche sabe perfectamente cuáles son puntos fuertes y cuáles son los débiles. Y a pesar de que el espacio no es muy amplio no se echa demasiado en falta y pueden circular cuatro personas en él sin demasiados problemas. El lugar que está más limitado está en las plazas traseras, habitual en un coche de este tipo o en un coupe.

Audi A5 Cabrio

El Audi A5 Cabrio intenta dar todas las facilidades posibles, empezando por la entrada al vehículo. Los asientos delanteros se desplazan con controles electrónicos para facilitar la entrada a las plazas traseras, para las personas que se sientan en las plazas delanteras cuando se cierran las puertas y el coche detecta que hay alguien sentado, acerca el cinturón hasta una posición más cercana para que lo podamos coger y abrochárnoslo. Esto que puede parecer una tontería es un punto a tener en cuenta si vamos a hacer un uso frecuente del coche. Mi coche habitual es un coupe que tiene la posición de los cinturones bastante atrás, lo cual hace que tenga que estirar bastante el brazo para poder cogerlo. Tener alguien que te lo acerque da un pequeña pero notable ayuda, y en este caso quien lo hace es el coche.

En cuanto a los servicios que ofrece el Audi todos son los habituales y su calidad son muy buenos, aunque en este caso hubo algo que no me gustó demasiado y ese fue el GPS que durante varias ocasiones durante el tiempo que estuve haciendo la prueba me dio las instrucciones a destiempo, lo cual puede complicar la marcha por zonas en las que no conocemos. Este fallo me extraño bastante, aunque probablemente se debiese a un problema propio de la navegación --de la posición del coche-- y no del software.

Volvemos a las plazas traseras. En la posición central además de la sujeción para los cinturones tenemos un par de compartimientos para poner alguna botella, además de los situados en cada lateral. El espacio de las piernas es justo, sobre todo para una persona que sea alta, que además se puede dar el caso de que si esta se estira un poco puede tocar en la cabeza con la capota.

Audi A5 Cabrio

La apertura y cierre de la capota es bastante rápida. Obviamente los ingenieros de Audi han pensado en todo y no podremos abrirla o cerrarla cuando circulamos a determinada velocidad, lo aconsejable es abrirla cuando estamos parado, pero si circulamos a una baja velocidad el coche permite abrirlo sin problemas. El proceso es rápido y en apenas unos quince segundos estaremos descapotados. Lo primero que hace el sistema son bajar los cuatro elevalunas para posteriormente abrir el compartimiento trasero para guardar la capota; cuando esta está completamente en su sitio se cierra el compartimiento y los elevalunas vuelven a su posición. Cómodo y rápido.

Por último el maletero. Es bastante profundo, pero no tiene demasiada altura, algo normal ya que dicho espacio está reservado para la capota, aun así podemos ganar un poco de espacio desplazando una parte cuando no vayamos a descapotarnos. ¿Cuánto podemos transportar? Lo justo para el equipaje de dos o tres personas, pero nada de bultos demasiado grandes, el espacio del maletero se ocupa casi completamente con la caja de una televisión plana de 32 pulgadas.

Audi A5 Cabrio

Conducción divertida

Conducir un Audi siempre es muy interesante, ofrece sensaciones diferentes a la gran mayoría de coches. Pero hacerlo con un descapotable nos lleva un poco más allá, dándonos nuevas sensaciones. El motor TDI de 2 litros se comporta muy bien y ofrece un buen desarrollo gracias al cambio de variador continuo Multitronic, de ocho velocidades. La versión que estuve probando era automática, pero a diferencia de otros esta versión contaba con levas en el volante, lo cual nos puede permitir divertirnos mucho en determinadas carreteras.

El mejor punto es su facilidad de conducción, es una auténtica delicia desplazarnos por ciudad o por carretera y hacerlo con la suavidad con la que lo hace. La suspensión es firme, pero no es dura y no sufriremos los baches que nos encontremos en nuestro camino. Si queremos llevar el coche un poco más al límite comenzaremos a encontrar su carencias, propias de su envergadura y su peso, con cierto subviraje en la entrada a una curva cerrada y una trasera nerviosa a la salida. Pero insisto, en una conducción normal, se comporta a las mil maravillas.

Audi A5 Cabrio

Los consumos que tiene este Audi A5 Cabrio están muy ajustados. Realizando una conducción ecológica podemos tener sin problemas casi cinco litros a los cien kilómetros, mientras si conducimos teniendo un comportamiento normal el consumo puede ir un poco más allá de los seis litros, que no es una mala cifra del todo.

Conclusiones

9/10

Tener un descapotable es algo que no está alcance de muchos, es un tipo de vehículo muy pasional, que conlleva una parte de sentimiento y disposición por parte del propietario. Para muchas personas no es algo atractivo, pero es algo llamativo y exclusivo. Probablemente este Audi A5 Cabrio no sea el mejor de los descapotables, los habrá más rápido, más caros, sin embargo ofrece un balance muy bueno de todo su conjunto.

Es un descapotable de cuatro plazas, con un tamaño suficiente para cada una de dichas plazas. Su conducción es exquisita y levantará las miradas de los viandantes y de los conductores de otros vehículos.

No sólo no está alcance de todos por el tipo de coche que es, también por su precio, sobre todo en el momento en el que estamos. El precio base que tiene es de 43.780 euros con un motor 1.8 TDI con 170 CV. En el caso de la unidad que nosotros estuvimos probando el precio se va hasta los 50.310 €, mientras que el más caro es la versión más cara es la TFSI con un motor de 3 litros y 272 CV, el cual tiene un precio de 61.640 €. Sin duda precios altos para muchos, pero que comparados con otros coches de este tipo son bastante competitivos.