Poco a poco el Mercedes-Benz Clase S se ha ido quitando ese horrible camuflaje que tan poco nos gusta hasta quedarse sin nada, y como suele suceder hoy en día cuando llega este momento, el Mercedes-Benz Clase S ha sido espiado y cazado mientras rodaba algunas imágenes seguramente para algún spot de promoción.

Mercedes-Benz Clase S

El buque insignia de Mercedes-Benz sigue siendo igual de elegante y refinado, pero sin duda los cambios realizados lo convierten en un coche aun más atractivo. Por ejemplo, en la parte delantera tenemos un nuevo parachoques las entradas de aire más grandes y unos nuevos faros que ahora alojan también las luces LED diurnas. En la parte trasera nos encontramos con los mismos cambios, faros y parachoques nuevo, albergando este último un difusor con una doble salida de escape realmente preciosa.

Pero mientras el Mercedes-Benz Clase S era capturado sin camuflaje en estas fotografías, por otro lado Mercedes-Benz desvelaba mediante fotografías oficiales el interior. A pesar de tratarse de fotos oscuras para no desvelar todos los detalles de golpe, si podemos ver mucho de lo que nos encontraremos, y como era de esperar en un coche como el Mercedes-Benz Clase S seguirá derrochándose alta calidad y buen gusto por todos sus costados.

Sin duda lo que más llama la atención es el nuevo tablero de instrumentos mucho más grande y que incluye dos pantallas de alta resolución de 307mm que son táctiles, pero que dejan las funciones más importantes del sistema COMAND a un mando situado entre el conductor y el acompañante. Sin duda un elemento diferenciador en un interior tan exquisito como el Mercedes-Benz Clase S son los materiales empleados, dejando la mayor parte del protagonismo a la madera, el cuero y el aluminio.

Mercedes-Benz Clase S

En el interior dispondremos de todos los gadgets y tecnología que nos podamos permitir, aunque por el momento Mercedes-Benz solamente desvelado unos pocos, por ejemplo, un ionizador y perfumador de aire, sistema de sonido de 1500w con 24 altavoces y efecto 3D firmado por Burmester, cinturones de seguridad activos o el sistema Magic Body Control que mediante una cámara que detecta imperfecciones en la carretera adapta la suspensión para que el interior apenas se sientan los baches.

Por el momento esto es lo que conocemos del Mercedes-Benz Clase S, y creo que no tardaremos demasiado en conocer más detalles próximamente.