Hay presidentes de Gobierno, caso de Barack Obama, que se proclamaron como firmes defensores de las energías alternativas como la propulsión 100% eléctrica para los vehículos. El objetivo prioritario era abandonar al dependencia del petróleo como la única alternativa para la movilidad, y para ello, la importancia del apoyo a los vehículos eléctricos por parte de las administraciones es fundamental. Sobre todo, porque los costes son muy elevados y hay que incentivar su compra para no caer en un círculo vicioso.

apoyo a los vehículos eléctricos

Y me explico, este círculo se conforma por la nula disposición de muchas administraciones locales a instalar puntos de recarga para los vehículos eléctricos, el motivo es porque no hay suficientes coches propulsados por electricidad todavía. Las causas de la baja densidad de este tipo de vehículos en el parqué automovilístico es porque son muy caros y porque no hay una infraestructura útil. Cómo ves, el problema es que estamos en un círculo vicioso, nosotros no compramos coches eléctricos por un motivo, y como no los compramos no solucionan ese impedimento.

Es por eso que el apoyo a los vehículos eléctricos por parte de las administraciones, o mejor dicho, a su compra debería ser prioritaria para dinamizar un sector que tiene una gran importancia en muchos países, caso de España o de Estados Unidos. De hecho, Obama acaba de anunciar una petición al Congreso para que apruebe una inyección de 2 mil millones de dólares para la investigación de la tecnología del vehículo verde.

apoyo a los vehículos eléctricos

Este dinero se distribuiría durante una década y solamente serviría para incentivar al inversor privado de que el gobierno aprueba este tipo de combustibles alternativos, ya sea gas o electricidad, y que su posible inversión no caerá en saco roto. Algo que es muy importante porque no sería la primera vez que un gobierno mira para un lado y a la hora de la verdad gira la cabeza en una dirección totalmente opuesta.

Mirando el caso español, aquí se ha optado por incentivar la compra, bueno, se optó, porque el plan Movele ya no está disponible, aunque seguro que dentro de poco tiempo se reactiva en unas condiciones similares. Y a mi me parece una manera de movilizar a un sector muy buena.

apoyo a los vehículos eléctricos

Otorgar una ayuda directa a la compra, una rebaja fiscal y de tasas impositivas ayuda directamente al consumidor y es él el que ve en primera persona las ventajas del vehículo eléctrico:

  • 0 consumo de gasolina
  • 0 emisiones nocivas
  • 0 ruido

Y es que estarás conmigo que como segundo coche, el automóvil eléctrico es una alternativa perfecta. Hace unos días podía hablar con un compañero de profesión en el que defendía al Renault Zoe como un excelente vehículo para la ciudad y que en sólo un par de años, desde la presentación del Nissan Leaf, este tipo de coches han mejorado mucho. Yo aún no he podido probar el Zoe, el automóvil que si recibe las ayudas del plan Movele, se convertiría incluso en un rival de los vehículos propulsados por gasolina o diésel y es que podría ser mas barato que sus contrincantes. Si se llegase a producir esta situación ¿te plantearías su compra?

apoyo a los vehículos eléctricos

Un Renault Zoe, con un gobierno volcado en el apoyo a los vehículos eléctricos, se podría convertir en la llave que abriese todo un sector y es que por menos de 15.000 euros disponer de un coche eléctrico te tipo compacto con un comportamiento, según dicen, digno de los mejores compactos, podría ser el revulsivo perfecto para muchos escépticos, entre ellos un servidor, que ve algo lejana esta tecnología. Y mi argumento es muy sencillo, hay que convencer al consumidor que la batería se paga aparte en modo renting pero que esta modalidad otorga una garantía muy interesante en la que se incluye el recambio si su capacidad se redujese hasta el 75%, asistencia en carretera en caso de quedarnos sin autonomía, etcétera.

De esta manera, y si contásemos que un plan Movele podría ayudar con unos 5.000 a 6.000 euros, un Zoe podría llegar a costar menos de 10.000 euros, y un Twizy menos aún. Ahí si que se podría considerar que el vehículo eléctrico es interesante para el consumidor habitual, eso sí, siempre como segundo vehículo. Pero de momento, no sería descartable convertirse en un early-adopter. Yo con esos precios lo comenzaría a considerar.

apoyo a los vehículos eléctricos

Como ves, la importancia del apoyo a los vehículos eléctricos por parte de las administraciones centrales es vital para que este nuevo segmento reciba el estímulo necesario y pueda llegar incluso a tirar del carro al sector. Además, una reducción en el nivel de combustible que tiene que comprar España sería muy positivo para el país, además, se reducirían las tasas de contaminación, algo con lo que todo gobernante sueña actualmente.