Durante los últimos días he sido testigo de ciertos comportamientos que estamos teniendo con la llegada nuevas maneras de movilidad y que podrían suponer que el éxito del vehículo eléctrico se fuera por donde ha venido. De hecho, nosotros probamos lo último de Mitsubishi en materia de híbridos de autonomía extendida y quedamos encantados. Y sí, lo digo sin tapujos, en España no hay tolerancia a lo nuevo, al cambio, a la revolución y eso se demuestra en la actitud que demostramos ante algo desconocido. Éste es el caso del vehículo eléctrico, una nueva manera de movilidad que como no cambie nuestra conciencia social, lo tendrá muy complicado.

exito del vehiculo eléctrico

Y te preguntarás que si me he vuelto loco o simplemente no creo que el ser humano español. Bueno, pues esta reflexión nace de haber visto como las administraciones se gastan un buen dinero en crear una infraestructura de incentivos fiscales, de puntos de recarga, de zonas habilitadas a su aparcamiento e incluso gratuitamente, pero no se respetan. No es raro ver como nos ha costado mucho entender que el número de plazas para minusválidos, aunque muchas veces no se usan, no están al azar y buscan hacer más fácil la vida a personas que no lo tienen tanto como el resto. Y de ahí mi planteamiento, el éxito del vehículo eléctrico pasa necesariamente porque nosotros lo respetemos.

No es de recibo que se creen plazas, tanto públicas como privadas, para que este tipo de vehículos puedan estacionar y recargar sus baterías, en muchos casos, sin coste alguno o simplemente abonando el importe del aparcamiento. Pero todavía no he visto una sola plaza de aparcamiento reservada a este tipo de vehículos y colocada en la vía pública que se respete. Habré tenido mala suerte, pero si ya son pocas, imaginaos si encima no se respetan.

éxito del vehículo eléctrico

Y ya no sólo en plazas de aparcamiento públicas, sino en las privadas. Muchos centros comerciales, estaciones de Renfe o Aeropuertos cuentan con zonas en sus aparcamientos destinadas a minusválidos, a mujeres embarazadas e incluso en el Centro Oeste de Majadahonda han habilitado una zona para que las familias con vehículos de tipo monovolúmen puedan aparcar tranquilamente, obviamente es para familias numerosas, pero es curioso ver el tipo de coches que aparcan. Pero al lado de todas ellas suele encontrarse, al menos una plaza destinada a que aparquen vehículos eléctricos. Los motivos por los que suelen estar cerca de las puertas podría ser el hecho de incentivarlos a ir a comprar o simplemente para que no pierdan esos valiosos kilómetros de autonomía dando vueltas buscando sitio. Da igual el motivo, pero son plazas que hay que respetar.

Fuera del plano del estacionamiento, en conversaciones que he tenido con muchos conocidos y amigos, todos tienen miedo a dejar el coche cargando en la calle. El hecho de pensar que algún indeseable pueda quitar el conector del coche, romperlo, o cualquier otro acto vandálico es suficiente motivo para que no usen una infraestructura que se pide, pero que aún hay miedo a usarla. ¿Por qué? Por miedo a sufrir algún percance. Ni mas ni menos.

éxito del vehículo eléctrico

Pregúntate, si tuvieras un coche tipo Opel Ampera y quisieras dejarlo cargando en la calle empleando una de esas estaciones de recarga rápida que ya están instaladas en muchos puntos de las grandes ciudades, ¿te quedarías tranquilo?. Yo lo comparo a dejar el coche descapotado. Soy un gran amante de estos vehículos, de hecho, he tenido unos cuantos en propiedad, y nunca he sido capaz de irme a tomar una cerveza y aparcar el coche en la calle sin preocuparme de capotar el coche, nunca, ni teniéndolo en frente. El motivo: el miedo, y entiendo que el dueño de un coche eléctrico sea reacio a dejar el coche cargando en plena calle.

Es quizás el desconocimiento de no tener un coche eléctrico en propiedad, pero ya he probado dos híbridos enchufables y cuando he realizado la prueba no me he quedado tranquilo, algo que le ha sucedido a algún que otro compañero.

éxito del vehículo eléctrico

Y esto ¿cómo nos deja?. Pues igual que al principio, pero tenía que avisar a nuestros lectores que sean respetuosos con aquello que desconocen, que se informen e incluso, que sientan interés por nuevas formas de movilidad porque el éxito del vehículo eléctrico depende precisamente de esto. Respeto, información e interés. A partir de ahí hay que sumar la ayuda de las administraciones públicas para que poco a poco, se vaya extendiendo el coche totalmente eléctrico y funcional porque vete preparando a ver Renault Zoe por España, yo ya digo que me plantearía su compra y más si se vuelve a lanzar un Plan Movele.

Para terminar, os planteo una situación. ¿Qué sucedería si una gasolinera estuviera llena de coches eléctricos y no pudieras echar gasolina? Pues sería similar lo que ocurre cuando se ocupa una plaza reservada a un vehículo eléctrico.

Imágenes vía: forococheseléctricos