En unas recientes declaraciones de Tobias Moers, Director de Desarrollo de AMG, ha comentado varios detalles muy importantes con respecto al futuro a corto plazo de la conocida división de Mercedes-Benz. AMG no está interesada en híbridos y superdeportivos por lo menos, durante la próxima media década como mínimo.

Mercedes-Benz SLS AMG Black Series 2014

Para Moers está claro, “Ferrari, McLaren y Porsche pueden relajarse ya que no tenemos planeado lanzar un superdeportivo a corto plazo”. Sobre el sustituto del SLS AMG, Tobias Moers ha comentado que están finalizando los detalles para mostrarlo a modo de concepto muy pronto. Se espera que esté situado justo entre el Clase C63 y el propio SLS.

Dicho prototipo nos anticipará gran parte del diseño final utilizado en el modelo de producción. Sobre la tecnología híbrida, en AMG prefieren no trabajar con ella (de momento) debido a que incrementa el peso de los modelos debido a la parafernalia que supone instalar un motor eléctrico incluyendo el paquete de baterías como es lógico.

En AMG centrarán su interés en desarrollar materiales más ligeros y resistentes. Además, Moers ha comentado que durante el desarrollo del Mercedes-Benz SLS AMG Black Series han obtenido una gran experiencia en este capo y eso les ayudará en el desarrollo de futuros modelos. Si bien podemos decir que a día de hoy, la prioridad en AMG son la construcción ligera y los motores más eficientes.

Tras leer estas declaraciones, me ha venido a la cabeza una noticia de la que nos hicimos eco hace unos meses y en la que AMG anunció que está trabajando en un nuevo motor V8 de 4.0 litros. Dicha nueva mecánica sería utilizada por primera vez en el Mercedes Clase C AMG 2015 y en el nuevo Mercedes SLC, respectivamente. Se trataría de una evolución del motor turbo 2.0 litros y cuatro cilindros desarrollado por AMG.

La cosa está muy clara, para el ‘tuneador’ de Mercedes-Benz los tiempos en los que la potencia estaba por encima del consumo y la eficiencia han pasado a una mejor vida.