Todos sabéis que Lexus recientemente ha finalizado la producción del LFA. No por falta de éxito, sino más bien lo contrario. La firma nipona tenía en mente el lanzamiento del LFA y de únicamente 500 unidades. Un modelo muy especial en el que Lexus ha invertido mucho dinero y tiempo en el desarrollo para únicamente producir 500 unidades.

El Lexus LFA al desnudo

Pero lo cierto es que esta historia relacionada con el LFA no acaba aquí, ya que Lexus ha anunciado que utilizará las técnicas de producción de la fibra de carbono del LFA en otros modelos. Un claro ejemplo de cómo ciertas marcas invierten dinero en desarrollos poco rentables, y cómo pueden sacarle más jugo a esta experiencia en futuros modelos.

Ya sabéis que recientemente Lexus ha dejado la producción del LFA. Más que nada debido a que han alcanzado las 500 unidades que tenían en principio llegar a producir. Un coche que cuando se lanzó supuso un antes y después en Lexus por diversos motivos. Un coche que es desproporcionadamente caro, tiene tras de sí una investigación y desarrollo digno de un monoplaza de Formula 1. De hecho la creación de la fibra de carbono de este exclusivo deportivo, ha sido en una de las factorías de Motomachi (situada en Japón) que aún conserva Toyota de su época en la Formula 1. Una inversión muy costosa para Lexus, que llevó muchos años de esfuerzo y dinero que no va a quedarse ahí ya que Lexus va a utilizar toda esta experiencia en futuros modelos que así lo requieran. Un hecho que ha podido reconocer una fuente interna:

Por una vez, hay charlas informales sobre otro tipo de proyecto similar al actual LFA. Pero actualmente el panorama empresarial es un tanto pobre.

Lo que parece claro es que ni Toyota ni Lexus piensan desaprovechar dichas factorías de alta tecnología que tenía Toyota hace unos años cuando competían en la Formula 1. De momento no esperamos un nuevo lanzamiento del LFA o un LFA Roadster, pero en el futuro todo puede ocurrir. De echo incluso la fibra de carbono es muy importante para futuros modelos híbridos y eléctricos, por lo que muchas marcas como BMW y Lamborghini ya se han asociado a empresas aeronáuticas para la producción de la fibra de carbono de forma masiva y abaratando costes de producción. Quizás el modelo más similar podría ser el lanzamiento del Lexus LF-LC que está en boca de todos.