No me cabe ninguna duda de que para mí, Volvo es una de las marcas más interesantes que actualmente existen por diversos motivos. Recientemente hablamos de su política de expansión y de sus futuras inversiones. Y hoy hablamos de cómo colabora actualmente con su empresa propietaria, Geely. Y es que Volvo ha aceptado compartir sus patentes con Geely. Eso sí, serán patentes que Volvo comenzará a dejar de utilizar, preservando de esta forma la exclusividad y un desarrollo tecnológico superior a la de Geely, ya que de otra forma la empresa china podría empezar a competir directamente con Volvo, algo que a ninguna de las dos les podría interesar. Esto es lo que sabemos hasta hoy.

Recientemente ya hemos hablado de cómo Volvo seguirá invirtiendo en Suecia a pesar de contar con una empresa madre procedente de China. Y sin embargo hoy mismo nos hemos enterado de que ciertas patentes serán compartidas por Volvo. Eso sí, todo parece indicar que este "acuerdo de cooperación tecnológica" únicamente se centra en las mejoras de seguridad que Volvo posee, los sistemas de purificación de aire en el interior de sus modelos y una plataforma de tamaño medio que Volvo ya no utilizará en los próximos años. Unas tecnologías que beneficiarán mucho a Geely, sobretodo en materia de seguridad. Y por otro lado, debido a las severas tasas de polución que actualmente asilan China, Geely conseguiría mejorar la calidad del aire del habitáculo de sus modelos. Algo muy importante para Geely, según el Fundador y Jefe de Geely, Li Shufu:

La polución en China es muy severa. Por lo que queremos tener esta tecnología transferida a Geely para mejorar la calidad del aire en el interior de nuestros modelos. Queremos que el aire sea como tomar aire en medio de un bosque.

Pero mi opinión es que Geely quiere ir más lejos. Quiere conseguir que junto con Volvo la empresa china pueda considerarse como una marca premium y para ello tecnologías como las del proyecto SARTRE o los futuros motores con los que contará Volvo, son sólo la punta del iceberg para Geely. Eso sí, esperemos que sigamos siendo capaces de distinguir entre un Volvo y un Geely. Ya que no sería justo para ninguna de las dos marcas. Al final Volvo se vería penalizada por una marca extranjera de menos nombre y calidad que la sueca. Pero todo puede pasar. Veremos que ocurre al final.