El Paceman ha sido la última incorporación a la familia Mini y como no podía ser de otra manera, ya ha recibido su versión deportiva, el Mini John Cooper Works Paceman, un vehículo que según sus creadores, "ofrece una nueva dimensión del placer de conducir un automóvil perteneciente al segmento de los coches compactos más selectos".

Como es habitual en la familia JCW, su origen tiene lugar en la competición y es que tanto el propulsor como el chasis han sido desarrollados recurriendo a los conocimientos de Mini en la competición, como la Challenge, aunque ya no se corra. Su motor de cuatro cilindros con turbo y 218 caballos de potencia multiplica su efectividad gracias a la tracción ALL4 totalmente de serie. De esta manera las pérdidas de tracción se reducen a la mínima expresión.

La suspensión ha sido profundamente revisada y ahora es mucho más baja y firme, algo que agradecerá el conductor por la mejora en el comportamiento, pero que seguro que los otros tres ocupantes no serán de la misma opinión. Eso sí, es un John Cooper Works, y estos detalles son los que le caracterizan. El eje delantero está provisto de montantes telescópicos McPherson, el posterior cuenta con brazos oscilantes centrales, la dirección tiene un sistema de asistencia electromecánico y los frenos brillan por su alto rendimiento. El chasis deportivo de serie tiene un reglaje de dinamismo optimizado de los muelles y amortiguadores, cuenta con barras estabilizadoras reforzadas y, además, el coche es 10 milímetros más bajo. El sistema de serie de regulación de la estabilidad DSC (Dynamic Stability Control) incluye el modo DTC (Dynamic Traction Control). Si el coche está equipado con la caja automática, al presionar el botón de Sport también se reducen los tiempos necesarios para cambiar de marchas.

El propulsor se combina de serie con una caja de cambios manual de seis marchas, aunque opcionalmente puede equiparse una caja automática, también de seis relaciones, una elección que esperemos que poca gente haga porque es lenta, tosca y penaliza todo el trabajo realizado por los ingenieros en materia de deportividad.

La última generación del motor turbo de John Cooper Works combina diversas soluciones provenientes del deporte del motor con las innovaciones más recientes obtenidas por el departamento de desarrollo de motores de BMW. El propulsor cuenta con pistones reforzados y cigüeñales de peso optimizado, bancada y alojamiento de cojinetes de aluminio, y dispone de diversas soluciones de optimización del sistema de refrigeración del motor, admisión de aire y de escape. Además, el intercooler del sistema turbo es especialmente grande. La unidad turbo, que funciona de acuerdo con el sistema Twin-Scroll, se combina con inyección directa de gasolina, sistema de regulación variable de las válvulas sobre la base de la tecnología VALVETRONIC de BMW, que además de mejorar la eficiencia del propulsor, también optimiza su capacidad de respuesta.

El par máximo de 280 Nm está disponible entre las 1.900 y 5.000 vueltas. Con la función overboost, el par alcanza temporalmente los 300 Nm entre 2.100 y 4.500 rpm. De esta manera es posible acelerar con mucha vehemencia. Al hacerlo, el sistema de escape deportivo incluido de serie acompaña la maniobra con un temperamental sonido.

El Mini John Cooper Works Paceman es capaz de acelerar en apenas 6,9 segundos de 0 a 100 km/h, un dato que en combinación con su consumo, 7,4 litros con la caja de cambios manual o 7,9 si elegimos la automática, convierten a este Paceman en producto bastante redondo, potente y con un consumo ajustado. La velocidad punta es de 226 y 224 km/h respectivamente.

Pero en un JCW no todo es motor, y el componente estético es muy importante. Este kit aerodinámico se subraya con unas llantas de aleación de 18 pulgadas, un escape con tubos cromados y unas molduras de entrada firmadas con el logo John Cooper Works.

El equipamiento de serie incluye volante deportivo con costuras de contrastante color rojo y logotipo de John Cooper Works, velocímetro y cuentarrevoluciones con esferas oscuras, velocímetro que indica hasta 260 km/h, guarnecido del techo de color antracita, palanca de cambios con esquema de cambios de color rojo, costuras de color rojo contrastante en el fuelle de la palanca y en las alfombrillas, y asientos deportivos con tapicería de tela Diagonal Track John Cooper Works Carbon Black con costuras de color de contraste. Opcionalmente también es posible adquirir asientos deportivos de cuero Lounge Carbon Black Championship Red.

Para ver al  modelo más reciente de John Cooper Works, el séptimo de la gama, habrá que esperar hasta marzo de 2013.