Estoy seguro de que a ningún propietario de un Model S le hace gracia tener que pagar 600 dólares (unos 460 euros aproximadamente) para poder mantener vigente la garantía anual de esta berlina eléctrica. Además, si echamos un vistazo a modelos de la competencia de este mismo segmento nos damos cuenta de que la diferencia en cuanto a precio es demasiado alta como para pasar desapercibido.

Tesla Model S 2012

Por ejemplo, comparado al Tesla Model S con el Chevrolet Volt, éste último sólo necesita una revisión anual para el sistema plug-in híbrido que tiene un coste de 49 dólares y un cambio de aceite que cuesta alrededor de 35 dólares (cada dos años). Además, este mantenimiento se puede realizar en un taller local mientras que Tesla nos obliga a acudir al servicio técnico oficial.

Si tenemos en cuenta que al Model S no hace falta cambiar el aceite, tenemos una diferencia de 550 dólares. Desde Tesla, han salido al paso de estas críticas afirmando que la cuota es tan elevada debido a que incluye una inspección anual, piezas de recambio (frenos, limpiaparabrisas, etc…), asistencia en carretera, sistema de monitorización y actualización de software, por lo tanto, es muchísimo más completo que el que ofrece Chevrolet, por poner una comparativa.

Elon Musk, CEO de Tesla afirma que están trabajando en igualar los precios de mantenimiento anual con los de Mercedes-Benz, pero llegar a ofrecer un servicio tan completo por apenas 50 dólares anuales, sería algo imposible.

Por otra parte, recientemente se ha creado un gran revuelo en los foros oficiales de Tesla ya que muchos clientes se han quejado de que han ‘perdido’ la garantía anual que ya habían pagado por simplemente acudir a un taller no oficial a realizar algún tipo de servicio de poca importancia. Además, en una reciente encuesta a los propietarios de esta berlina eléctrica, casi el 50% opina que el precio de mantenimiento anual es demasiado elevado.