Ya sabemos que el Tesla Model S es un modelo que despierta bastante expectación, y tal vez por eso, la marca americana Tesla, ha querido hacer algo diferente, no sé si para llamar la atención o si para crear una nueva tendencia a la hora de vender coches. Es por ello, que la marca de vehículos eléctricos premium ha decidido poner tiendas dentro de centros comerciales, para que potenciales clientes pueda echar un vistazo a sus vehículos. Y en principio, estas tiendas serán pequeñas, con unos pocos modelos para poder verlos en vivo y en directo, pero que gracias a la exposición de estos coches, niños y no tan niños, podrán hacerse fotos o preguntar por dicho modelo.

Una buena forma de informarse de las variantes con las que contará el Tesla Model S, y que según la CNN, estas tiendas no tendrán el personal típico de ventas que hay en un concesionario, ya que según George Blankenship, un de los miembros de ventas de Tesla, la estrategia de la compañía es la de informar y poder mostrar la calidad de los modelos, no la de venderlos, al menos en un principio. De esta forma, el staff de cada tienda no tendrá porqué tener experiencia en ventas.

De todas formas, estas tiendas formarán una larga cadena de tiendas en los centros comerciales, y la primera de éstas es la que Tesla ha abierto en The Westchester, situado en White Plains, Nueva York. En concreto, esta tienda cuenta con dos Tesla Model S para poder mostrarse al público, así como otros dos Tesla Model S para poder ser mostrados en los pasillos del centro comercial, para que los clientes puedan apreciar estos modelos. Una estrategia que será muy importante para la marca americana, sobretodo debido a que la cantidad de personas que fluye por un centro comercial, será un buen reclamo para la marca americana.

Una buena forma de promocionar una pequeña marca que únicamente produce coches eléctricos, y que no puede gastarse la misma cantidad de dinero en publicidad, como otras grandes marcas de fabricantes de coches. De todas formas, la cuestión es si este tipo de tiendas son legales o no, ya que el estado de Nueva York prohibe a los fabricantes de coches, tener sus propios concesionarios y tiendas, por lo que generalmente suelen ser más bien franquicias.

Y para finalizar, hay que decir que este movimiento, no es el primer que surge en el mundo del automóvil, ya que Toyota ya abrió hace poco una tienda similar en un centro comercial en Japón, aunque aún no se ha decidido entrar en EE.UU. de esta forma. La cuestión es si ambas marcas están o no comenzando con una tendencia que podría extenderse a otras marcas y en otros países. Sin duda, una buena forma de suplir el marketing tradicional por otro diferente y que también llama la atención.