Todavía no se ha cumplido ni un año desde que el nuevo Porsche 911 (991) y de hecho tampoco se ha acabado de presentar todas las diferentes versiones del nuevo 991, pero cualquier nueva mejora que llegue directamente desde Porsche para que sus clientes personalicen su nuevo coche es siempre bienvenida.

Las nuevas mejoras están desarrolladas por Porsche Exclusive e incluyen un nuevo kit aerodinámico (que por cierto nos sirve para intuir por donde andarán los tiros hacía las versiones GT) y un kit de aumento de potencia, ambos diseñados en exclusiva para el Carrera S y que estarán disponibles a partir del otoño más o menos.

Empezando por lo "menos jugoso", el kit aerodinámico, os diremos que está formado por un discreto faldón delantero con entradas de aire incorporadas, un alerón de "cola de pato" típico del Carrera que además se puede combinar con otro alerón pero este ya del estilo convencional.

Pero la parte más atractiva que nos reserva Porsche es el aumento de potencia de 400c.v. a 430c.v. del motor bóxer de 3.800c.c. del Carrera S. Esto se consigue modificando parte del motor como son unas culatas nuevas que en su parte superior alberga un nuevo árbol de levas y un nuevo sistema de admisión variable. Además como en toda preparación que se precie también se ha instalado una nueva línea de escape que incluye un botón en el interior que modifica la intensidad de su "ronquido" y, como extra, el paquete Sport Chrono.

Con todo esto no os puede extrañar que el 911 Carrera S se convierta en un coche aun más temible, ya que su aceleración de 0 a 100km/h pasa a ser ahora de 4 segundos para alcanzar una velocidad máxima de 306km/h (esto con el cambio PDK). Pero lo más interesante es que a pesar de este aumento de potencia, en Porsche aseguran que el consumo no se verá afectado y mantendrá las mismas cifras gracias a una puesta a punto del ECU.