A principios del mes pasado Mercedes-Benz anticipaba a la nueva serie GL con motivo de su presentación mundial en el Salón de New York, un SUV de 7 plazas muy vistoso que deriva directamente de la serie M, esta ultima orientada más a ser un crossover.

Ahora y con tan solo un poco más de un mes de vida Mercedes-Benz sorprende con una edición AMG de la clase GL. La versión más potente del GL es un V8 de gasolina de 4.700c.c. que entrega nada menos que 408c.v. de potencia. ¿Imagináis por donde van los tiros para la versión AMG).

Pues los tiros van enfocados nada menos que hacia el V8 de 5.500c.c. presente en el ML63 AMG y en el SL63 AMG, con una nada despreciable potencia de 550c.v. y un espectacular par motor de 760Nm disponible entre las 2000 y 5000 r.p.m. Toda esta fuerza es transmitida a las cuatro ruedas mediante una transmisión automática de siete velocidades.

Con todo esto no es de extrañar que su cifras sean de escándalo, tardando tan solo 4,9 segundos en alcanzar los 100km/h para luego llegar a los 250km/h a los que está limitado electrónicamente. Pero lo que también es de escándalo es su consumo, que según Mercedes el mixto está fijado en 12,3l/100km.

Por último, destacar que Mercedes ha reforzado su chasis, ha instalado una nueva suspensión más rígida y deportiva, equipa frenos de alto rendimiento y se le ha dotado de una dirección más sensible y deportiva. Todo esto sin contar con otras cosas como el paquete aerodinámico AMG o el mayor equipamiento de serie.