El Gobierno de España está muy activo en el sector del automóvil y si ayer se confirmaban que reducirán la velocidad de las carreteras secundarias además de estudiar el aumento de la velocidad en las autovías y autopistas. Hoy hemos conocido que están realizando más estudios, entre los que se encuentra el aumento de los impuestos a los carburantes.

Mientras el precio del barril de Brent ha estado bajando durante las últimas semanas los consumidores no hemos estado notando dicha bajada a la hora de repostar, lo cuál resulta muy paradójico ya que cuando el barril sube el precio en las gasolineras sube rápidamente. Pero además de esto el aumento de los impuestos al combustible nos añade unos céntimos más a nuestro bolsillo que notaremos mes a mes.

Concretamente el aumento de la tasa de los combustibles estará cifrada en 4,6 céntimos por litro en el caso de la gasolina mientras que en el caso del diésel el aumento se va hasta los 5,3 céntimos por litro. Este aumento estaría motivado para resolver un problema que tienen actualmente las empresas eléctricas, la cuales actualmente tienen un déficit para producir la energía.

De confirmarse esta nueva subida en los impuestos que pagamos por los combustibles el total de los que pagaremos por cada litro de combustible estará muy cerca de la mitad. Dicho de otro modo, cada vez que llenemos el depósito de nuestro coche, casi la mitad de lo que estemos pagando corresponderá a impuestos.

¿No es suficiente lo que estamos pagando actualmente? En cualquier caso, todavía es algo que está en estudio y no se ha confirmado, pero teniendo en cuenta cómo están las cosas actualmente, mucho me temo que ese aumento llegará tarde o temprano.