Después de muchos rumores, filtraciones, fotos espía e incluso una previa en el Concorso d'Eleganza Villa d'Este, Aston Martin por fin ha desvelado el buque insignia con el que pretende hacerse un hueco entre los coupés más prestigiosos del mercado. Su nombre oficial es Aston Martin Vanquish, recuperando de esta forma uno de los apellidos más ilustres en la historia de la marca británica, y su misión no es otra que la de reemplazar al DBS, su deportivo más prestacional hasta la fecha.

Mecánicamente, el nuevo Aston Martin Vanquish recurre al mismo V12 atmosférico de 6.0 litros que ya encontrábamos en el DBS, aunque convenientemente revisado para llegar a los 565 CV (55 CV más que el DBS) y a un par máximo de 620 Nm. Situado en una posición 19 mm más baja de lo que lo estaba en el modelo anterior, el nuevo V12 envía la potencia a las ruedas traseras a través de un cambio automático Touchtronic 2 de seis relaciones como el que podíamos encontrar en el DBS.

Aunque su estética recuerda mucho a la del modelo a la que sustituye, el bastidor del nuevo Vanquish cuenta con numerosas mejoras que lo hacen un 25% más rígido y bastante más ligero (solo el subchasis delantero ya pesa 13% menos que el DBS). Todas estas mejoras se han conseguido gracias al uso intensivo de la fibra de carbono no solo en los paneles de la carrocería, sino también en la parte trasera del bastidor o en el mismo techo.

El resultado es un peso de 1.739 kilos, 55 kilos menos que el DBS, repartidos a partes iguales (50/50) entre ambos ejes. En cuanto a las dimensiones se refiere, el nuevo Aston Martin Vanquish mide 4.720 mm de largo, 2.067 mm de ancho y 1.294 mm de alto. En otras palabras, el recién llegado es 5 mm más ancho que el DBS y 14 mm más alto, aunque tanto la distancia total como la batalla (2.740 mm) permanecen inalteradas respecto a las del modelo saliente.

Con estos antecedentes, pues, no es de extrañar que el nuevo GT británico por excelencia (con permido del Bentley Continental GT) consiga acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, pudiendo alcanzar los 295 km/h de velocidad máxima. Esas cifras significan una mejora de 2 décimas respecto al tiempo del DBS, aunque este último podía alcanzar los 305 km/h.

Como que estas prestaciones requieren unos frenos a la altura de las circunstancias, Aston Martin ha recurrido a la ayuda de Brembo para ofrecer un sistema de frenos carbon-cerámicos de alto rendimiento llamado CCM (Carbon Ceramic Matrix). Con unos discos de 398 mm delante y 360 mm detrás, unido a unas pinzas de seis pistones como las del One-77 y a unas pastillas de mayores dimensiones, no creo que la frenada sea uno de los puntos flacos del nuevo coupé.

Asimismo, si hablamos de rendimiento y sensaciones al volante también debemos mencionar el nuevo sistema Adaptative Damping System (ADS), capaz de ofrecer tres reglajes de suspensión diferente: Normal, Sport y Track. Los neumáticos son unos Pirelli P-Zero de alto rendimiento desarrollados exclusivamente para este modelo, y van montados en llantas de 20". Como "niñeras electrónicas" encontramos controles de tracción con modo Track para ser usados en circuito y un sistema denominado Positive Torque Control que hace las funciones de diferencial autoblocante.

Estéticamente los cambios respecto al DBS son importantes pero no rompedores. En la trasera vemos una clara influencia del One-77, aunque en el resto de la carrocería el enfoque ha sido bastante conservador, limitándose a unos toques aquí y allá para poner al día el diseño del DBS (el frontal, por ejemplo, recuerda mucho al del último Virage). Después de todo, ¿para que tocar un diseño casi perfecto? En el interior, más o menos lo mismo: un diseño bastante continuista respecto al DBS, aunque con toques de aire futurista (como por ejemplo la pantalla táctil central).

Si estáis interesados en adquirir una de estas joyas, debéis saber que el nuevo Aston Martin Vanquish se ofrecerá con configuraciones de dos asientos y en formato 2+2 (aunque en las plazas traseras a duras penas entrará un niño). Según Aston Martin, la cabina del nuevo Vanquish es significativamente más grande que la del DBS, con 37 mm adicionales de espacio para las piernas, 25 mm para los hombros, 87 mm para los codos y 50 mm para las rodillas, gracias entre otras cosas a que el salpicadero se ha movido unos 20 mm hacia delante. Asmmismo, el maletero crece en un 60% respecto al del DBS, llegando a los 368 litros.

El nuevo Aston Martin Vanquish abre de esta forma las celebraciones del centenario de la marca de Gaydon. Que consiga hacer sombra al Ferrari F12berlinetta todavía está por ver, aunque la verdad es que no ha empezado con mal pié. Llegará a los concesionarios de la marca a finales de 2012 con un precio que arrancará alrededor de los 235.000 euros (antes de impuestos). Hasta entonces, tocará conformarse con el video y la galería de imágenes que encontrareis más abajo.