El Mercedes-Benz C63 AMG Estate no es un coche lento, ni barato ni muy visto, pero aún así Edo Competition ha decidido que se puede exprimir un poco más el concepto y es que parece que los 451 caballos que ofrece de serie son pocos. ¿Quién lo iba a pensar hace sólo unos años?

Estas son las modificaciones que ha recibido:

  • Sistema de escape de alto rendimiento con mariposas de 70mm
  • Colector de escape de alto flujo
  • Filtro de aire
  • Reprogramación de la centralita
  • Llantas de 19 pulgadas en el eje delantero con neumáticos Michelín en medidas 235/35
  • Llantas de 19 pulgadas en el eje delantero con neumáticos Michelín en medidas 265/30
  • Detalles en carbono en el interior
  • Tapicería de cuero personalizada

Con todo esto ha pasado de los 451 CV de serie a 591 y el par motor ha aumentado en 80 Nm hasta llegar a los 680 Nm. Y eso que no es de las versiones más potentes. Unas cifras que son más de deportivo que de berlina familiar. La velocidad máxima ahora está cercana a los 320 km/h y por si acaso superase esa velocidad, los neumáticos aguantarían hasta los 340 km/h, por encima de esa velocidad la suerte está echada.

Según los responsables, el sonido del V8 se ha mantenido prácticamente intacto para conservar la esencia del Station-Wagon alemán, aunque cuando se abren las mariposas el "ruido" deber ser maravilloso.