Todos sabemos que las grandes limitaciones que hoy en día tienen tanto los modelos híbridos como los eléctricos, son las baterías. Al menos, hasta que los coches del futuro puedan irse recargando según vayan avanzando, gracias a la inducción. Es por ello que los grandes fabricantes se centran en el problema que hoy en día suponen las baterías. Y por lo visto, deberá pasar unos 10 años hasta que la próxima generación de baterías lleguen a los coches eléctricos e híbridos, suponiendo un gran paso adelante en rendimiento y consumos. O al menos, eso es lo que ha acordado el Departamento de Energía de los EE.UU..

Y lo cierto es que en muchos casos, la autonomía de los modelos eléctricos, más que una cifra, parece una broma, e incluso en el rendimiento de los híbridos, que en algunos casos no ofrecen casi ningún beneficio importante. Es por ello que marcas como IBM siguen un desarrollo de nuevas baterías, que en el fondo podrían llegar a los coches eléctricos. Aunque otros, como Tony Hancock, del DoE's Kentucky-Argonne Battery Mfg. Research and Development Center, ya ha avisado que las actuales baterías de iones de litio, químicamente aún tienen un gran margen de mejora, y están poniendo muchos esfuerzos para desarrollar un nueva tecnología sobre este tipo de baterías.

Y es que incluso aunque el nuevo salto de baterías se produjese hoy mismo, aún quedarían unos cuantos años para poder producirlas en serie. Y es que para Hancock:

Estamos tratando de obtener un desarrollo más rápido y cercano en el tiempo, involucrando a toda la industria y académicos... pero las baterías de iones de litio serán una solución dentro de una o quizás dos décadas.

Y es que mucha de esta mejora a la que se refiere Hancock provendría de los costes de producción de las nuevas baterías, y que deberían bajar, debido a que hoy en día son demasiado altas dada la volatilidad química que hay en ellas. Y es que la volatilidad ha sido uno de los temas más recurrentes en los contínuos fallos de las baterías que han terminado explotando, y que Hancock cree que forma parte de una mala actuación por parte de las empresas al tratar de construir baterías más baratas.

Pero, ¿esto significaría que las baterías de iones de litio deberían dejar de usarse?. pues de hecho no, ya que recientes estudios dictaminan que la densidad energética de este tipo de baterías, es algo menor que la encontrada en la gasolina, pero que se compensa con unos motores eléctricos más eficientes que los de combustión, por lo que seguirían estando en primera posición.

De todas formas, futuras tecnologías harán que la densidad de las nuevas baterías de litio y sodio, teóricamente podrían llegar a producir muchas más densidad energética, junto con un menor coste de producción, ya que el sodio es más fácil de conseguir que el litio, o la tan bien conocida, tecnología de litio y aire, como las que está desarrollando IBM. Y aún así, este tipo de baterías, según Hancock, no las tendremos en breve. Es por ello que deberíamos ver que hasta dentro de quizás diez años, no veamos grandes mejoras... aunque hoy en día, todo es posible.