Qué mejor que dedicar un poco de la tarde del sábado a ver lo que se puede hacer con un Ferrari, para esta ocasión hemos preparado una selección de vídeos en los que podrás ver desde un 288 GTO lanzando llamaradas por el tubo de escape a todo un F50 haciendo una de las cosas más llamativas que se pueden hacer con un Ferrari; burnouts y donuts.

Ferrari 288 GTO

Vamos a empezar con el Ferrari 288 GTO y su particular manera de saludar al público gracias a su potente motor de 2,8 litros y unos 400 CV de potencia. La caja de cambios era de 5 velocidades y en 1982 cuando fue presentado se convirtió en el automóvil de producción más rápido de la historia con una velocidad máxima de 305 kilómetros a la hora. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 5 segundos y alcanzaba los 160 km/h en 10 segundos.

Para que te hagas una idea, se cotiza más caro que el Ferrari F40, esa bala con ruedas de la que tanto habrás oído hablar. Y es que su particular configuración biturbo IHI con intercoolers e inyección de combustible Magneti Marelli fue creada para competir en la nueva serie de carreras del Grupo B.  La capacidad del motor de 2855 cc de cilindrada fue la exigencia dictada por la FIA de un motor turboalimentado con una capacidad que se multiplicase por 1,4. Esto dio al GTO un motor con una teórica cilindrada de 3997 cc, justo bajo el límite de 4,0 litros del Grupo B.

Se construyeron 273 unidades, 73 más de las 200 necesarias para que pudiera entrar en competición. Eso sí, nunca llegó a competir porque se canceló la competición antes de tiempo por la baja demanda, así que se puede decir que esas 273 unidades son coches de carrera. Y esto es lo que pueden hacer, entre otras muchas cosas.

 

Ferrari F50

El siguiente vídeo es una muestra de lo divertido que puede llegar a ser todo un Ferrari F50, uno de esos coches que fueron concebidos como el "Fórmula 1 para la calle", aunque no consiguió el mismo trato de favor que su predecesor el F40.

El F50 llegaba al mercado en 1995 después de crear una enorme expectación. Tal fue, que de los 350 F50 que se pondrían a la venta, uno fue directamente a parar a la colección particular de Ferrari porque las obras de arte hay que guardarlas. Sólo por este detalle se convertiría en un vehículo de coleccionista porque cualquier vehículo que se posicionase en su mismo segmento tenía una tirada mucho más numerosa como el F40 que vendió 1.311 unidades o el Enzo con 400.

4,7 litros de cubicaje, 520 CV a 8.500 rpm y 470 Nm de par motor a 6.500 rpm. Unos datos sacados de un bloque V12 capaz de acelerar de 0 a 100 en 3,87 segundos y superar la barrera de los 320 km/h para parar el mundo a 325 km/h. Un vehículo que significaba récord y con el que te lo puedes pasar así de bien.