Todo comenzó durante el pasado Salón de Ginebra 2012. Y es que en dicho evento suizo, Bentley presentó su nuevo SUV, el EXP 9 F. Un modelo un tanto controvertido que no gustó demasiado, y que aúna todo el gran lujo de la marca Bentley, junto con la deportividad y pedigrí de los 4x4. Sin embargo, Bentley nunca ha tenido experiencia en la construcción de 4x4, por lo que la marca podría haber decidido participar en el próximo Dakar 2013, con el fin de obtener experiencia off-road para los más exigentes compradores del futuro primer SUV que lance Bentley.

De todas formas, hay que recordar que aún quedan algunos años hasta que veamos cómo Bentley lanza su SUV de producción. Pero por algún lado habrá que empezar. Y es que obviando los cambios estéticos que el nuevo SUV recibirá en su modelo final, Bentley debe comenzar el desarrollo de una nueva plataforma, sobre la que descansarán los nuevos SUV's, tanto el de Bentley, como el de Lamborghini con su Urus Concept Car que vimos hace no mucho.

Aún así, el propio Rolf Frech, Jefe de I+D de Bentley, ha reconocido que el EXP 9 F no será tan buen coche off-road como lo es el Range Rover, pero aún así, la compañía quieren poder ofrecer unas buenas credenciales 4x4 para los exigentes clientes de Bentley, que no entenderían un SUV sin ninguna capacidad de salir del asfalto. Un modelo que, por otro lado, intentará poder llegar a vender unas 3.000 unidades al año, y recordando al Jefe de Bentley, el Dr. Wolfgang Dürheimer, el nuevo SUV estará muy ligado a todas las actividades de competición del Grupo VW, por lo que seguirán un programa muy cercano a las de Porsche o Volkswagen.

Y es que recordando el pasado, tanto Porsche como Volkswagen ya desarrollaron sus versiones de competición para los Cayenne y los Touareg. De hecho, Porsche ya construyó el Cayenne S Transsyberia para el  Transsyberian Rally (y durante la época en la que Dürheimer era el Jefe Técnico de Porsche), mientras que en el caso de Volkswagen llegó aún más lejos, desarrollando un prototipo llamado Race Touareg, listos para participar en el Rally Dakar.

Una marca que lleva ganando los Dakar desde 2009 hasta el 2011, y que ahora está centrada en realizar un gran esfuerzo para poder vender sus coches oficiales a equipos privados, y uno de éstos, podrían ser oficialmente Bentley, para poder participar en el Dakar 2013. De todas formas, Bentley ya ha pensado en re-ensamblar estos modelos para poder diferenciarlos de los oficiales Touareg, con un estilo muy diferente en el frontal y en la zaga de estos coches tan especiales. De esta forma, Bentley adquiriría una experiencia muy valiosa para el futuro desarrollo del EXP 9 F.

Y para finalizar, hay que recordar que el desarrollo se centraría fundamentalmente en el chasis, ya que las especificaciones de los Race Touareg 3 de 2011 son: un motor diésel de 2,5 litros twin-turbo, capaz de entregar casi 300 CV y 600 Nm de par máximo, por lo que no encajaría demasiado en los motores W12 de 6,0 litros, o como mucho, los nuevos V8 twin-turbo. Por no hablar de un futuro V6 híbrido. Aún así, habrá que esperar hasta que Bentley pueda lanzar un SUV de producción en condiciones. Pero al menos se lo están tomando en serio. O eso parece.