Con motivo de la celebración del 50º aniversario de Shelby America, se presentó el Shelby 1000 en el Salón de Nueva York, una verdadera joya, inesperada por cierto, inclusive para aquellos que aman los deportivos de altas cilindradas. Este modelo ya había sido anticipado por Shelby días atras.

Según informa Carbuzz, el Shelby 1000 es una edición imposible de pasar por alto, que cuenta con dos versiones: una de calle y otra de circuito, denominada S/C, la cual es capaz de desarrollar la increíble potencia de 1.100 caballos

Sin lugar a dudas, que Shelby America quería llamar la atención en su 50 aniversario y lo hizo de esta manera. Los fanáticos del Shelby y del Mustang se deben ver realmente tentados a comprase uno, aunque a decir verdad, deberán tener bastante dinero, ya que lo único malo que tiene el nuevo vehículo de Shelby es su precio, que oscila entre los 140 y los 150 mil dólares dependiendo de la edición y sin incluir los 50.000 dólares que cuesta el Mustang GT500 (modelo que deberá alcanzar el clientes para su respectiva modificación).

Para alcanzar tamaña cantidad de potencia, el modelo utiliza el mismo motor V8 de 5.4 litros que el Mustang GT500, pero con cambios en su interior que incluyen nuevos pistones, cigüeñal y diferencial. También cuenta con un eje de arrastre mucho más fuerte, suspensión ajustable y, para poder detener a esta escultura de hierros de casi dos toneladas, frenos deportivos mucho más potentes que los originales.

Como si fueran pocos estos cambios internos, Shelby trabajó de forma incansable para conseguir un vehículo que fuera lo más liviano posible, por ese motivo, hasta los limpiaparabrisas están fabricados en fibra de carbono.

La compañía sorprende en todos los aspectos con este increíble Shelby 1000, por ejemplo en lo que refiere a las mejoras exteriores, donde se puede apreciar a simple vista la incorporación de un capó aerodinámico y las imponentes llantas de 20 pulgadas.

Pero no todo son buenas noticias, el aspecto negativo es que solo se producirá en edición limitada, dejando seguramente a muchos fanáticos con las ganas de hacerse de uno.