Fue allá por el 2008 cuando Audi incorporaba a su catálogo el Q5, una alternativa más pequeña y económica frente al mastodonte Q7 que por aquel entonces se convertía en el SUV más pequeño de la marca. Tras cuatro años de comercialización, y ya con un hermano pequeño, el Q5 se ha mantenido inalterable hasta este año en el Audi ha decidido darle unos ligeros retoques tanto externa como internamente.

Las modificaciones estéticas realizadas, básicamente en el exterior, necesitan casi ser buscadas con lupa para encontrar diferencias respecto al todavía actual Q5. Los cambios que encontraréis afecta al nuevo diseño de la parrilla delantera de "seis puntas", antinieblas con alojamiento en cromado, nuevo diseño de las ópticas delantera y traseras y un nuevo diseño para el difusor trasero. En el interior los cambios radican en el uso de materiales de una mayor calidad.

Pero los cambios más significativos del nuevo Q5 se encuentra ligeramente ocultos y no en su exterior, y es que el nuevo modelo recibe actualizaciones importantes dentro de su gama de motores. Cinco son los que ven mejoradas sus prestaciones (sujetos al mercado en cuestión donde se comercialice), a los que además hay que añadir el nuevo híbrido que pasará a formar parte del catálogo del Q5. La carta de motores queda de la siguiente manera:

  • 2.0 TDI: el diésel más básico con una potencia de 143c.v. y un par motor de 320Nm, del que se estima un consumo medio de 5,3l/100km equipado con tracción delantera y caja de cambios manual.

  • 2.0 TDI: ligeramente superior al anterior con una potencia de 174c.v. y 380Nm de par motor.

  • 3.0 TDI: seguirá siendo el diésel más potente con 241c.v. y 480Nm de par motor.

  • 2.0 TFSI: será la opción más básica dentro de los motores gasolina con 221c.v. de potencia y 350Nm de par motor.

  • 3.0 TFSI: el gasolina más potente seguirá siendo un V6, pero para esta ocasión equipará turbo y ofrecerá una potencia de 268c.v. y 400Nm de par motor. Su consumo medio se estima en 8,5l/100km.

  • Híbrido: será el motor 2.0 TFSI de gasolina en combinación con un motor eléctrico, entre ambos desarrollarán una potencia de 241c.v. y un par motor de 480Nm. Su consumo medio se ha fijado en 6,9 litros cada 100km.

Dependiendo del motor elegido podremos optar a una transmisión automática de ocho velocidades (3.0 TFSI), una transmisión de doble embrague S Tronic de siete velocidades (3.0 TDI) o una manual de seis velocidades (resto de motores). En cuanto a precios se estima que se tomará como base 39.900€ aunque como siempre habrá que esperar a las variaciones de cada mercado.